EN
EN
ES
Hamburger Menu

Blog

Trading guides, webinars and stories

Barbara Corcoran

Barbara Corcoran
F T L
2 minute read

Si estás pensando en ingresar al mundo de los negocios pero no estás seguro de cómo hacerlo, toma a Barbara Corcoran como ejemplo. Pasó de ser uno de los 10 niños de una familia de clase trabajadora a ser dueña de un imperio inmobiliario. Después de esto, incluso se convirtió en una inversionista “Shark” en Shark Tank de ABC.

Era la segunda hija mayor de una familia de 12 que vivía en una casa de dos habitaciones con un baño. Su padre no podía mantener un trabajo, pero su madre sirvió de inspiración para ella. Según Corcoran, su madre era muy organizada y dirigía la casa como un “sargento de instrucción”, y así es como maneja sus negocios: no se permiten demandantes. Cuando solo tenía 23 años, ya tenía 20 trabajos, incluyendo supervisora ​​de juegos, socorrista asistente en una piscina para niños y camarera. Cuando su novio en ese momento le dijo que sería buena en bienes raíces, inmediatamente renunció a su trabajo de camarera y comenzó a trabajar como recepcionista para una compañía de bienes raíces con sede en Nueva York. Un año después, comenzó su firma de brókeres de bienes raíces con $1,000 que su novio le prestó. Cuando su novio rompió con ella 7 años después, ella cerró esa compañía y comenzó la suya, el Grupo Corcoran. Desde ese momento ella se hizo imparable. Hubo momentos en los que estuvo cerca de la bancarrota, pero siempre descubrió una manera de superar estas situaciones. En 2001 el Grupo Corcoran se vendió por $66 millones.

Después de eso, pasó un tiempo cuidando a su hijo, pero pronto se dio cuenta de que eso no era suficiente para ella. Comenzó a lanzarse a las redes de televisión como experta en bienes raíces y consiguió algunos trabajos, pero el gran cambio se produjo cuando le pidieron que fuera inversionista de tiburones en Shark Tank. Ella aceptó el trabajo de inmediato, pero recibió una llamada un poco más tarde diciendo que otra mujer había sido escogida para el puesto femenino. La mayoría de las personas habrían comenzado a sentir lástima por sí mismas, pero este no fue el caso de Corcoran. Ella escribió un correo electrónico al propietario del estudio y le pidió la oportunidad de competir por el puesto, y por supuesto lo consiguió. Desde entonces, invirtió más de $5.4 millones en 52 compañías en su papel en el programa.

Sin embargo, su regla de “no se permiten demandantes” también se aplica a los empresarios que financió en Shark Tank. Ella tiene cuadros bellamente enmarcados de todos ellos en su pared, pero si alguno de ellos llega a presentar excusas y comienza a sentir lástima de sí mismo, ella se dirige a la pared y cuelga su foto al revés para recordar que no debe pasar tiempo con esas personas, ya que nunca van a ser empresarios exitosos

La historia de Barbara Corcoran es un recordatorio de que no hay nada que te impida arriesgarte a seguir una nueva carrera en el mundo de los negocios. Ella es un gran ejemplo para las mujeres que podrían preocuparse por su capacidad para encajar en este mundo. Dicho esto: mujeres, sigan el ejemplo de Barbara y crean en ustedes y en su potencial.

Tanto los tiburones, como Barbara, jamás dejan de moverse. ¡Haz lo mismo y podrás unirte a ellos!

Related Articles

Nick Leeson

Meredith Whitney

Michael Burry – Parte 3