Earn2Trade Blog
S&P 500

Qué ocurre cuando se incluye una acción al S&P 500

Muchos inversores principiantes no están familiarizados con lo que ocurre cuando una acción se incluye al S&P 500. Sin embargo, los libros de historia muestran que aprovechar el efecto de inclusión del S&P 500 puede ser potencialmente una de las oportunidades más lucrativas que ofrece el mercado. Esta guía explica qué es el S&P 500. Veremos cómo funciona y cómo se comportan los valores cuando pasan a formar parte del índice. Analicemos si el efecto de inclusión sigue funcionando hoy en día.

cuenta fondeada

¿Qué es el S&P 500?

El índice Standard & Poor’s 500, o S&P 500 para abreviar, es un índice ponderado por la capitalización del mercado que agrupa a 500 de las principales empresas que cotizan en bolsa en los Estados Unidos.

En términos sencillos, el S&P 500 es “el mercado”. Incluye algunas de las principales empresas del mundo de 11 sectores, entre los que se encuentran las tecnologías de la información, la salud, el consumo discrecional, la industria, la energía y el sector inmobiliario, entre otros. Esta amplia diversificación es la razón por la que el índice se considera el mejor reflejo del rendimiento del mercado bursátil estadounidense.

Sin embargo, cabe señalar que el S&P 500 no incluye necesariamente las 500 empresas principales estadounidenses por su capitalización bursátil. Hay otros criterios que también influyen.

A lo largo de los años, el S&P 500 se ha convertido en una referencia global de la economía mundial. También es uno de los activos subyacentes más operados. ¿Por qué subyacentes? Porque los inversores no pueden comprar directamente el S&P 500. En cambio, pueden invertir a través de otros instrumentos como los contratos de futuros o los ETF que replican el rendimiento del índice.

El S&P 500 se lanzó el 4 de marzo de 1957. Desde entonces, no ha dejado de crecer, con unas ganancias cercanas al 7000% hasta la fecha. Durante su primera década, subió significativamente hasta superar los 800, reflejando el auge económico que se produjo después de la Segunda Guerra Mundial.

En la actualidad, el S&P 500 es probablemente el indicador más preciso del estado de la economía mundial. A menudo dicta los movimientos de los inversores minoristas e institucionales.

¿Cómo funciona el S&P 500?

Muchas personas no entienden cómo funciona el índice a pesar de su gran importancia. Es más, no saben lo que ocurre cuando se añade una acción al S&P 500. Volveremos a hablar de esto en un momento. En primer lugar, centrémonos en cómo se construye y calcula el índice.

Para ayudarle a entender cómo funciona el S&P 500, debemos empezar diciendo que utiliza el método de ponderación de la capitalización bursátil para identificar a las 500 principales empresas cotizadas en los EE.UU. Diseñado como un índice ponderado por la flotación, el S&P 500 toma primero las capitalizaciones de mercado de sus componentes. A continuación, las ajusta por el número de acciones disponibles para el trading público (es decir, las acciones de libre flotación). Además, tiene en cuenta la capitalización bursátil de cada empresa para compensar las nuevas emisiones de acciones o las fusiones de empresas.

La capitalización bursátil de una empresa se calcula tomando el precio actual de las acciones y multiplicándolo por las acciones en circulación. La ponderación de cada empresa en el índice se calcula tomando su capitalización bursátil y dividiéndola por la capitalización bursátil total del índice.

El modelo de construcción del índice da prioridad a las empresas con mayor capitalización bursátil. Por otra parte, cuanto mayor sea el valor de una empresa, más influirá en el rendimiento global del índice.

Es importante señalar que las 500 empresas incluidas en el índice no son definitivas. Se reajusta periódicamente y nuevas empresas sustituyen a las que ya no se ajustan a los criterios.

Criterios de selección y eliminación del S&P 500

El Comité del Índice de Estados Unidos, compuesto por miembros profesionales a tiempo completo de la plantilla de S&P Dow Jones Indices, se ocupa del seguimiento del índice. Cada mes, el comité se reúne para revisar las acciones corporativas en curso relevantes para los constituyentes del índice. También analiza y considera las empresas con posibilidad de ser incluidas.

En lo que se refiere a los criterios de selección y eliminación, es esencial saber que las empresas no se eliminan ni se añaden por el rendimiento futuro de las acciones. Por el contrario, el comité trata de mantener una baja rotación. Solo realizan ajustes cuando cambia la situación financiera de una empresa concreta o las condiciones generales del mercado.

La lista completa de los criterios de inclusión del S&P 500 es bastante extensa y está disponible aquí. En pocas palabras, para poder formar parte del índice, una empresa debe tener/ser:

  • Una sociedad anónima que cotice en los EE.UU. (podrían aplicarse excepciones si su cotización principal, su sede y su constitución están todas en los EE.UU. y/o un “domicilio de conveniencia”);
  • Una capitalización de mercado mínima de cierto tamaño ($13 100 billones a partir de la guía de noviembre de 2021);
  • Ser altamente líquida;
  • Tener una flotación pública de al menos el 10% de sus acciones en circulación;
  • Tener su salida a bolsa al menos un año antes;
  • Mantener ganancias positivas para el trimestre más reciente y también para la suma de sus ganancias de los cuatro últimos trimestres consecutivos.

Las exclusiones del índice se producen a voluntad del comité. Los eventos que pueden llevar a la eliminación de una empresa incluyen:

  • Participación en una fusión, adquisición o reestructuración importante, tras la cual la empresa no cumpla los criterios de elegibilidad.
  • Una violación importante de uno o más de los criterios de elegibilidad.

Si se elimina una empresa, tiene que esperar mínimo un año antes de ser considerada de nuevo como candidata de reemplazo.

¿Aumenta el precio de una acción cuando se añade al S&P 500?

La respuesta es: sí, así es. Al menos, así ocurría hasta hace una década.

Esto se conoce como el “efecto de inclusión del S&P 500”. En pocas palabras, los estudios han observado la tendencia de que, una vez que una empresa se añade al índice, genera ganancias anormales. El efecto se manifiesta principalmente en la fecha de anuncio y en la fecha real de inclusión. En un estudio de 1986, Andrei Shleifer llegó a la conclusión de que las empresas añadidas al S&P 500 entre 1976 y 1983 experimentaron un aumento de valor del 3% por término medio. Durante el periodo 1995 – 1999, el efecto se ha traducido en un exceso de ganancias medio aún mayor, del 8,32%.

Según McKinsey, el efecto de ganar o perder un puesto en un índice bursátil primario solo tiene un impacto a corto plazo en el precio de las acciones que dura unos 45 días.

La razón del efecto de inclusión en el S&P 500 no es que una empresa se haya vuelto más rentable o financieramente estable de la noche a la mañana. La explicación más común es que las empresas incluidas adquieren más notoriedad entre los inversores, una mayor cobertura de los analistas y una repentina afluencia de liquidez. Esta es también la razón por la que el efecto se debilita con el tiempo.

Sin embargo, un estudio reciente ha descubierto que el efecto de inclusión es poco frecuente en la actualidad. Según las conclusiones, las empresas añadidas al S&P 500 entre 2011 y 2021 han experimentado un exceso de rentabilidad medio del -0,04%. Esto fue probablemente el resultado de los cambios estructurales en la industria financiera, incluyendo el aumento del mercado de ETF y el ecosistema de inversión pasiva.

La Oficina Nacional de Investigación económica también descubrió que las subidas de las acciones vinculadas al anuncio de las inclusiones en el índice se han desvanecido con el tiempo, y el efecto duradero sobre el precio en los últimos años ha sido a la baja.

Ejemplos de acciones que se incluyen o eliminan del S&P 500

Las empresas se añaden o se eliminan del índice de forma continua. Sin embargo, cabe destacar que la rotación del S&P 500 es relativamente baja. Por lo general, las inclusiones y eliminaciones anuales en los últimos dos años han sido de entre 15 y 25. Esto supone una rotación de entre el 0,03% y el 0,05% anual.

En el caso general, cuando una empresa deja de cotizar en bolsa, otra debe incorporarse para que el número de componentes del índice siga siendo el mismo. Y viceversa.

A continuación se presentan algunos ejemplos notables de lo ocurrido con las empresas que se han añadido o eliminado del S&P 500:

21 de diciembre de 2020: Tesla (TSLA) se incorpora al S&P 500

En el periodo comprendido entre el anuncio de la incorporación de Tesla al índice (16 de noviembre de 2020) y el final de la semana de trading anterior a su incorporación (18 de diciembre), la acción se revalorizó un 57%.

Al incorporarse al S&P 500, Tesla recibió una ponderación del 1,69%. Se convirtió en la quinta empresa más importante para el rendimiento del índice.

Sin embargo, una vez que el mercado abrió y los inversores cobraron y las acciones cayeron un 6%. Una de las principales razones fue también el anuncio del mismo día de que Apple seguía adelante con su proyecto de vehículos eléctricos, lo que significaba que Tesla se enfrentaba a otro gran competidor. Otro factor que contribuyó fue la caída general de la renta variable mundial en ese momento, debido al temor a una nueva cepa de coronavirus.

21 de diciembre de 2020: Apartment Investment Management (AIV) sale del S&P 500

Para que Tesla se incorporara al S&P 500, otra empresa tuvo que hacerse a un lado. Quien lo hizo fue Apartment Investment Management (AIV).

Sin embargo, el motivo no estaba relacionado con el rendimiento financiero. Fue porque, en septiembre de ese año, Apartment Investment and Management Co (Aimco) anunció que se dividiría en dos empresas distintas. El 11 de diciembre, poco después del anuncio de que estaba a punto de salir del S&P 500, sus acciones se desplomaron más de un 5%. La separación real se produjo el 15 de diciembre. Durante ese mes en particular, las acciones cayeron más del 80%.

1 de julio de 2014: United States Steel Corp. es eliminada del S&P 500

Lo que hace interesante este caso es que la empresa formó parte del S&P 500 desde sus inicios. Fue fundada en 1901 por J.P. Morgan mediante la fusión de Federal Steel Company, Carnegie Steel Company y otros negocios siderúrgicos con una capitalización de $1400 billones. Este movimiento convirtió a United States Steel Corp. en la primera empresa con una valoración de mil millones de dólares. En un momento dado, fue la mayor empresa del mundo.

Sin embargo, en 2014 Martin Marietta Materials la reemplazó en el índice. Los motivos de esta decisión se fueron acumulando en los años anteriores. U.S. Steel llevaba mucho tiempo luchando contra los débiles fundamentos del mercado siderúrgico, lo que se tradujo en pérdidas en cada uno de los cinco años anteriores. De hecho, en 1991 la excluyeron del índice Down Jones Industrial Average. Otros factores para el inestable rendimiento financiero fueron el exceso de oferta en el mercado estadounidense, la competencia de los productores chinos de bajo costo, los cuellos de botella logísticos, etc.

En 2013, la empresa cayó por debajo del umbral de $4000 billones establecido en ese momento y el comité la excluyó del índice. Entonces se añadió al índice de la subindustria siderúrgica S&P MidCap 400, donde ocupó el lugar dejado por Martin Marietta Materials, la empresa que la sustituyó en el S&P 500.

Lo más interesante es que después de la fecha del anuncio, así como después de su exclusión real, el precio de sus acciones subió. Del 1 de julio al 1 de octubre de 2014, sus acciones subieron más de un 22% antes de desplomarse un 70% en los 12 meses siguientes.

Una última recomendación: manténgase al tanto de las empresas que entran y salen del S&P 500

A lo largo de los años, los analistas han observado un patrón en el que las incorporaciones al S&P 500 suelen tener un rendimiento inferior. Mientras tanto, las eliminaciones superan el rendimiento del índice en el año siguiente. Según algunos, cuanto más grande es la adición al S&P 500, más significativa es la diferencia media de rendimiento posterior.

Y este fue precisamente el caso de Tesla y Apartment Investment. Un poco más de seis meses después de que las empresas cambiaran de lugar, se estimó que AIV tenía una ventaja de rentabilidad relativa del 78,6% sobre Tesla.

La explicación básica de esto es que las empresas suelen incorporarse al S&P 500 cerca de sus niveles de valoración más altos. Es decir, cuando gozan de buena salud financiera. Por el contrario, las empresas expulsadas no suelen tener un buen rendimiento en el momento de la exclusión. Estas conclusiones se han confirmado a una escala más amplia. Tras calcular la rentabilidad de las 500 empresas iniciales del índice y de las nuevas incorporaciones a lo largo de los años, los investigadores descubrieron que las rentabilidades de las primeras han superado a las de las segundas con menor riesgo en nueve de los diez sectores industriales del GICS. La principal razón posible es la sobrevaloración de las empresas recién incorporadas.