es
en
pt
ar

Blog

Guías de trading, seminarios web e historias

Curva de Demanda Agregada|Definición, Determinantes y Componentes

Curva de Demanda Agregada
F T L
12 minutos de lectura

¿Alguna vez te has preguntado qué es la demanda agregada? Se centra en la demanda total de bienes/servicios terminados, producidos dentro de una economía y calculados en moneda local. Si se expresa en forma gráfica, el eje x refleja la demanda, o el PIB real, y el eje y refleja el precio. Si bien algunos sugerirían que la demanda agregada es solo una fórmula que expresa la oferta y la demanda, esto simplifica demasiado el cálculo. La curva incluye un rango completo de diferentes determinantes a considerar. Teniendo en cuenta el supuesto desempeño económico en el futuro, también es posible superponer curvas de demanda agregadas adicionales. Estas muestran el impacto potencial de diversos grados de crecimiento o contracción económica.

Aquellos que no han mirado la curva de demanda agregada en detalle podrían asumir que es, simplemente, una línea recta. Creen que, a medida que baja el precio promedio, la demanda aumenta. Esto supone que toda una serie de factores diferentes permanecerá constante, lo cual no ocurre. En realidad, asuntos como el gasto del consumidor, la inversión privada, el gasto gubernamental y las exportaciones, con frecuencia, se moverán en diferentes direcciones y en diversos grados. Estos son los elementos más destacados que conforman la fórmula de la curva de demanda agregada. Es poco probable que alguna vez se muevan en la misma dirección, al mismo grado, en algún momento. Este tema ofrece un trasfondo muy interesante para los traders que buscan incorporar la demanda de bienes/servicios en sus estrategias de inversión. También genera una serie de preguntas frecuentes que cubriremos al final de este artículo.

Tabla de Contenidos:

¿Qué Es la Demanda Agregada?

La definición de demanda agregada es bastante simple. Es una medida económica que refleja la demanda total de todos los bienes/servicios terminados y producidos en una economía, en moneda local. Existe una correlación directa entre la demanda agregada y el Producto Interno Bruto (PIB). Este último refleja la cantidad total de bienes/servicios producidos en una economía, en la moneda local, ajustada por inflación. Los cambios en las tasas de interés, la demanda del consumidor y otros factores desplazarán la curva hacia la izquierda o hacia la derecha. Existe un argumento continuo entre los economistas sobre si un aumento en la demanda del consumidor provoca un aumento en la producción. También podría ser que un aumento en la producción provoque un aumento en la demanda. ¿Qué vino primero, la gallina o el huevo?

También podría interesarte

¿Qué le Afecta?

Los cambios en la demanda agregada no son causados por un cambio en el precio de productos/servicios individuales. Es más un cambio en la actividad económica. Por ejemplo, en tiempos de recesión, tendemos a ver una reducción en el gasto del consumidor. También se acompaña de un aumento en el ahorro y una reducción en los niveles de deuda. Esto provoca un cambio a la baja en la curva de demanda agregada. Como consecuencia, la demanda de productos/servicios caerá. En respuesta, la necesidad de ahorrar costos puede generar un gran número de despidos. El desempleo a gran escala puede provocar otra caída en la demanda de los consumidores, creando un círculo vicioso. Es por eso que tendemos a ver un aumento en el gasto público y exenciones de impuestos en tiempos de recesión. Su objetivo es compensar la reducción de otros determinantes de la demanda agregada.

En las economías boyantes existe un requisito reducido para la inversión gubernamental. Las exenciones de impuestos y los salarios crecientes alimentan la creciente demanda de los consumidores, así como también generan un aumento en la demanda general de bienes/servicios. La creciente demanda de bienes/servicios tiende a generar una presión específica al alza en los precios. Una economía en crecimiento, a menudo, conduce a aumentos salariales superiores al promedio. Cuando eso sucede, se genera un aumento en los costos comerciales generales. La mayor inflación resultante ejerce una mayor presión al alza sobre elementos como los costos de materiales. Como se mencionó anteriormente, suele haber un desfase entre el aumento en el costo de los bienes/servicios para los consumidores y el costo para las empresas.

Tasas de Interés, Inflación y Otros Determinantes

Puede ser tentador asociar directamente un gráfico que muestra la curva de demanda agregada con una fórmula simple de oferta/demanda para un producto/servicio individual. En este escenario, la suposición es que el precio de todos los bienes/servicios permanece constante, al igual que los ingresos/gastos de los consumidores. Al observar la demanda agregada y sus diversos determinantes, debemos tener en cuenta una amplia gama de otros factores. Si, por ejemplo, observamos las tasas de interés, pueden tener un gran impacto en los costos comerciales y la demanda de los consumidores. Si las tasas de interés aumentan, esto aumentará el costo de los préstamos comerciales/préstamos al consumidor, lo que provocará una menor demanda. Una reducción en las tasas de interés tendrá el efecto contrario. Reduce el costo de los préstamos, fomenta la inversión empresarial y aumenta la demanda general de los consumidores.

Existe una correlación directa innegable entre los cambios en las tasas de interés y el costo de los préstamos comerciales/crédito al consumidor. Vale la pena señalar, que la especulación también influye en gran medida. Por ejemplo, en una economía boyante, muchos consumidores (y empresas) pueden asumir que la inflación se fortalecerá en el futuro. Determinar los precios con base en esa premisa podría resultar en mayores costos de bienes tanto para las empresas como para el consumidor. Esto puede afectar la demanda a corto plazo y generar un aumento de la demanda agregada. Por el contrario, a la luz de la pandemia de coronavirus, se puede suponer que la actividad económica se reduciría y los precios caerían en términos reales. Este escenario provocaría una reducción en la demanda agregada y desplazaría la curva hacia la izquierda.

Además de las tasas de interés y la inflación, como se mencionó anteriormente, hay otros factores principales a considerar, tales como:

Riqueza del Hogar

Al mirar los datos económicos, con frecuencia te encontrarás con la riqueza, o patrimonio, familiar promedio y el ingreso disponible. Un aumento en la riqueza de los hogares tendrá un impacto positivo en la demanda agregada. Principalmente debido a una mayor confianza en la economía, altos niveles de ingresos disponibles y una mayor disposición a asumir la deuda del consumidor. Cuando la riqueza de los hogares disminuya, experimentaremos una reducción en la deuda del consumidor. Esto se debe a un aumento en el ahorro del consumidor y un retraso/aplazamiento en la adquisición de ciertos tipos de bienes/servicios. Esto tiene un impacto perjudicial en la curva de demanda agregada.

Gasto Público

Notarás que los gobiernos tienden a inyectar mayores niveles de capital en la economía en tiempos más difíciles. Esto podría tomar la forma de una mayor inversión en vivienda, reducción de las tasas comerciales, IVA o incluso impuesto sobre la renta. La idea es simple: cuando reduces los gastos de vida/costos comerciales, ayudas a generar ingresos disponibles para el consumidor. Hacerlo reduce el impacto a la baja en la demanda agregada. En consecuencia, en épocas económicas más boyantes, los gobiernos tienden a abstenerse de las donaciones de impuestos y las grandes inversiones. La razón es que podría crear una economía sobrecalentada, una burbuja de consumo lista para estallar. 

Tipos de Cambio

Las monedas rara vez se mueven en la misma dirección. Como consecuencia, el costo de los bienes para los compradores extranjeros tiende a ser bastante volátil en diferentes entornos. La fórmula para calcular la demanda agregada tiene en cuenta las exportaciones netas. Por lo tanto, los cambios en el valor de las monedas extranjeras pueden tener un impacto en la curva de demanda agregada. Si, por ejemplo, la libra esterlina se debilitara frente al dólar, los consumidores estadounidenses se sentirían más atraídos por las importaciones del Reino Unido. Por otro lado, si la libra se fortalece frente al dólar, eso haría que las importaciones estadounidenses sean más atractivas para los compradores del Reino Unido. En muchos sentidos, este aspecto de la demanda depende en gran medida de las influencias externas más allá del alcance de los gobiernos nacionales.

Costo de Materiales 

Ya que superamos el tema de los tipos de cambio de divisas, hablemos de las importaciones. Muchas empresas confían en la importación de materiales (o incluso en  empleados) para que puedan proporcionar productos/servicios. Por ejemplo, el costo del petróleo se cotiza tradicionalmente en dólares estadounidenses. Por lo tanto, cualquier movimiento en el tipo de cambio libra-dólar tendría un impacto en los costos comerciales básicos en ambos países. También debemos tener en cuenta el hecho de que algunos materiales pueden volverse escasos en tiempos de mayor demanda. Sobre una base puramente de oferta/demanda, esto podría conducir a un aumento en el costo de los materiales.

Componentes de la Demanda Agregada

En esta sección examinaremos la demanda agregada en términos puramente técnicos.

Curva de Demanda Agregada

Como se mencionó anteriormente, la curva de demanda agregada representa la demanda total de todos los bienes/servicios en una economía, en moneda local. Echa un vistazo a la Figura 1 como referencia. Verás que la curva está sesgada hacia un aumento en la demanda agregada a medida que caen los niveles de precios. Sin embargo, no es una línea recta. El impacto de ciertos factores, como los cambios en las tasas de interés, puede distorsionar la curva. El primer gráfico tampoco muestra ningún desplazamiento hacia arriba o hacia abajo en la curva. A continuación, echemos un vistazo a lo que hace que la curva se desplace.

Curva de Demanda Agregada

Cambios En La Curva

La Figura 2 a continuación muestra un ejemplo de un cambio ascendente en la actividad económica. El resultado es una mayor demanda del consumidor. Puedes ver la curva de la Figura 1 desplazarse hacia arriba a la segunda curva de demanda agregada (AD2). Para un ejemplo de un desplazamiento hacia abajo, la primera curva se movería hacia la tercera curva (AD3). La forma básica de la curva sigue siendo la misma, pero los cambios económicos hacen que se mueva en paralelo según la tendencia económica actual.

Cambios En La Curva

El punto principal a considerar con los dos gráficos que se muestran arriba es el aumento/reducción en la tasa real del PIB, como consecuencia del desplazamiento de la curva hacia la izquierda y la derecha desde el original. Esta información es extremadamente útil para los inversores. Pueden usarlo para superponer sus propias ideas y para hacer suposiciones para el futuro. Esos supuestos se traducen en cambios en la curva de demanda agregada. Cuando consideras que los fundamentos de una empresa/industria próspera se basan en la fortaleza subyacente de la economía, esto debería ser fundamental para cualquier estrategia de inversión. A continuación, veamos la fórmula subyacente utilizada para calcular la demanda agregada. Esto es lo que usan los gobiernos y los economistas para publicar sus propios pronósticos y predicciones de tendencias.

Fórmula de la Demanda Agregada

Antes de echar un vistazo a la fórmula de demanda agregada, vale la pena mencionar que tanto la teoría keynesiana clásica, como la ley de Say, hacen suposiciones ligeramente diferentes con respecto a la capacidad económica y el PIB. La teoría keynesiana se basa en el supuesto de que el gasto agregado refleja directamente el PIB real. Como consecuencia, si el gasto agregado está por debajo del nivel real del PIB, esto eventualmente provocará una reducción en la oferta/producción hasta que se recupere el equilibrio. En términos básicos, la teoría keynesiana sugiere que las economías se autorregulan.

La Ley de Say hace la suposición básica de que cualquier nivel de PIB creado por una economía generará ingresos suficientes para comprar ese nivel de PIB real. Algunos expertos creen que hay un defecto en esta suposición particular, ya que algunos ingresos pueden ser retenidos para ahorrar y no reinvertirse en la economía. Estas supuestos variables ciertamente han dado lugar a la reflexión de los inversores y economistas. También está la cuestión de que si el aumento de la demanda, o el aumento de la oferta, impulsa la curva de demanda agregada. Esta es otra complicación para las diferentes teorías. Sin embargo, la fórmula para calcular la demanda agregada sigue siendo la misma.

La fórmula para la demanda agregada es bastante simple:

AD = C + I + G + Nx

Estos son sus componentes:

  • AD = Demanda agregada
  • C = Gasto del consumidor en bienes/servicios
  • I = Inversión/gasto empresarial en bienes de capital no finales
  • G = inversión/gasto público en bienes públicos/servicios sociales
  • Nx = Exportaciones netas

La fórmula anterior se basa en un modelo económico presentado independientemente por Robert Mundell y Marcus Fleming. Ahora se conoce comúnmente como el Modelo Mundell-Fleming. Hay una fórmula más compleja que incluye los cálculos individuales para C, I, G y Nx. Sin embargo, la fórmula anterior es la más empleada.

Preguntas Más Frecuentes

¿Cómo pueden las políticas gubernamentales desplazar la curva de demanda agregada hacia la derecha?

Existen numerosas formas en que las políticas gubernamentales pueden desplazar la curva de demanda agregada hacia la derecha. Estos incluyen mantener tasas de interés relativamente bajas, reducir la carga impositiva, trabajar para lograr el pleno empleo y alentar las exportaciones. El pleno empleo equivale a más ingresos disponibles, mientras que las bajas tasas de interés/cargas impositivas aseguran que los consumidores retengan una mayor parte de sus ingresos y que los costos comerciales permanezcan relativamente bajos. Históricamente, muchos bancos centrales/gobiernos han utilizado las tasas de interés como la herramienta elegida, aunque la desinversión/inversión en la economía también puede tener un impacto similar.

¿Por qué la demanda agregada se inclina hacia abajo?

Muchas personas podrían suponer automáticamente que la curva de demanda agregada debería ser una línea recta, pero esto supondría que todos los determinantes permanecen constantes. Este no es siempre el caso. Incluso si los determinantes se movieran en la misma dirección, no necesariamente se moverían al mismo ritmo. También existe el impacto adicional de las importaciones/exportaciones y el retraso entre un aumento en la demanda y un aumento en los costos de producción. Por lo tanto, cuando la observas desde la distancia, la pendiente descendente de la demanda agregada refleja la situación real en lugar de la situación teórica.

¿Qué combinación de factores probablemente aumentaría la demanda agregada?

La idea básica es que cualquier factor que aumente el gasto del consumidor también conduciría a un aumento en la demanda agregada. Algunos de los factores más influyentes incluyen tasas de interés base relativamente bajas, la reducción de los costos de endeudamiento para empresas/consumidores, una reducción en los impuestos directos como las tasas, el IVA y el impuesto sobre la renta. El impacto de estos factores, mejor descritos como políticas monetarias/fiscales expansivas, dependería del impacto de otros factores que podrían reducir el ingreso disponible o inducir un grado de preocupación entre los consumidores. También vale la pena recordar que cambiar la dirección de la demanda agregada no es algo que sucede de la noche a la mañana. Sin embargo, hemos visto algunos cambios breves pero agudos en el pasado, como la crisis de las hipotecas de alto riesgo de 2009 y la pandemia de coronavirus de 2020.

¿Qué aumenta la demanda agregada?

Existe un debate interesante sobre lo que realmente aumenta la demanda agregada, lo que nos lleva al argumento del huevo y la gallina. Algunos economistas creen que es un aumento en la demanda lo que finalmente conduce a un aumento en la oferta y la demanda agregada. Otros sugieren que la oferta debe estar allí para inducir una mayor demanda de los consumidores, aumentando así la demanda agregada. En realidad, probablemente se encuentre en un punto intermedio porque debe existir un grado de demanda para darles a las empresas la confianza para invertir en sus operaciones. A medida que tienden a esperar a que surjan tendencias en lugar de hacer inversiones inesperadas, puede haber un retraso.

¿Cómo afectan los impuestos más bajos a la demanda agregada?

Hemos visto un debate a largo plazo sobre cómo los impuestos más bajos afectan la demanda agregada y, en última instancia, la actividad económica/PIB. Una reducción en los impuestos les da a los consumidores más dinero en sus bolsillos y más ingresos disponibles. Sin embargo, por otro lado, también reduce los ingresos del gobierno y, por lo tanto, los fondos disponibles para la inversión en servicios públicos e infraestructura. Sin embargo, si la economía está creciendo, incluso si las tasas impositivas se han reducido, existe el potencial de compensar la diferencia e incluso crear un superávit. La idea es que la mayoría de los ahorros impositivos se «reinviertan» en la economía, mejorando así la demanda, la oferta y apoyando el empleo. Esto refleja perfectamente la naturaleza complicada de la demanda agregada e ilustra por qué la curva de demanda agregada se configura de tal manera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

¿Cómo Obtener una Cuenta de Trading Financiada? Conviértete en un Trader Financiado

Media Móvil Exponencial (EMA) Explicada – Estrategias y Consejos

Trading de Contratos de Futuros del Eurodólar – Guía para Principiantes