es
en

Blog

Guías de trading, seminarios web e historias

Petróleo Crudo: Un Pozo Bien Seco

Petróleo Crudo Un Pozo Bien Seco
F T L
3 minutos de lectura

En el punto más bajo de la crisis de 2008, había mucha preocupación sobre la posibilidad de una próxima escasez de petróleo crudo. Algunos de los analistas más pesimistas incluso sugirieron en ese momento, que había una posibilidad de que el suministro global se agotara por completo para el año 2020. Como resultado, los precios del petróleo crudo se dispararon a tres dígitos. Esta explosión en el precio causó un gran interés en las fuentes de energía renovables. Según todos los informes, a muchas personas les parecía que el petróleo crudo y los combustibles fósiles habían pasado sus días de gloria. No hace falta ser un clarividente para ver que el petróleo crudo puede no ser el primer lugar entre las fuentes de energía del futuro. La disminución de la sensibilidad a los precios del petróleo fue un signo revelador de que los inversores desviaron su atención del petróleo crudo hacia otras alternativas. Mientras tanto, los precios de las acciones de las compañías petroleras contaban una historia completamente diferente y los precios del crudo cayeron a mínimos dramáticos solo medio año después, demostrando que los pesimistas estaban equivocados.

Suministro Global de Petróleo Crudo

En el 2018, cuando el presidente Trump se retiró del acuerdo nuclear con Irán, y al hacerlo restableció las sanciones a las exportaciones iraníes de petróleo crudo, el temor a una posible escalada llevó los precios del petróleo por encima de los $64. Después de que quedó claro que la situación estaría contenida, los precios se volvieron mucho más estables. Incluso cuando el conflicto en el Estrecho de Ormuz planteaba el riesgo de interrumpir las rutas de suministro global o cuando los dos países intercambiaron ataques con misiles, el petróleo crudo no logró acercarse al nivel de precios anterior de $64. Hay dos teorías fundamentales sobre por qué el precio del petróleo crudo se mantuvo estable y no son mutuamente excluyentes. La primera razón es que los inversores asumieron que ninguna de las partes tenía interés en intensificar aún más su conflicto a una confrontación armada directa. Parece que el mercado ya había cotizado en esta muestra política de armas.

La segunda razón es mucho más interesante. La idea es que, durante la última década, la importancia económica del petróleo crudo ha ido disminuyendo. Esto se debe en parte a la gran cantidad de nuevos pozos de petróleo, así como al hecho de que algunos países optaron por aumentar significativamente su producción. Uno de estos países es Estados Unidos, por supuesto. La política de la actual administración de desregular el sector energético, y la industria del fracking en particular, ha provocado lo que solo puede describirse como una revolución energética en el país. Estados Unidos ahora produce aproximadamente 12 millones de barriles de petróleo crudo todos los días. Solo los últimos tres años la producción diaria creció en un 20-25%. A modo de comparación, esos 2-2.5 millones de barriles adicionales por los que aumentó la producción estadounidense son el mismo número que México produce actualmente a diario. Esto ha convertido a los Estados Unidos en los principales productores mundiales de petróleo crudo.

Mientras tanto, Washington continúa reprimiendo a otros grandes productores de petróleo crudo. Venezuela e Irán han sido prácticamente excluidos del mercado petrolero mundial, mientras que los países de la OPEP enfrentan una presión constante por parte del presidente Trump para reducir su producción. Todavía hay depósitos masivos disponibles para la extracción en todo el mundo, por lo que estas medidas parecen estar orientadas principalmente a abrir el mercado del petróleo de EE. UU. Y es interesante pensar que se podría producir mucho petróleo crudo si no hubiera absolutamente ninguna restricción internacional. Parece que los precios actuales se mantienen artificialmente altos al limitar el suministro disponible para mantener las ganancias altas para los productores de petróleo.

Demanda Decreciente

La razón principal por la que es necesario mantener los precios altos es que la demanda de petróleo crudo se ha estancado sorprendentemente en los últimos años. Según uno de los informes de la OPEP, en 2020 la demanda diaria de Europa disminuirá en aproximadamente 300,000 barriles, mientras que la demanda de la región de Asia-Pacífico caerá en 800,000 barriles, o 0.21% y 0.99% respectivamente. La única región donde la demanda sigue aumentando es Estados Unidos, pero incluso allí se prevé que el crecimiento de la demanda de petróleo disminuya en un 0,8%.

La correlación entre el crecimiento del PIB y la demanda de petróleo crudo ya no es tan fuerte como solía ser, lo que demuestra que los sectores que dependen en gran medida del petróleo ya no son los principales motores del crecimiento económico. El proceso en sí mismo recuerda los cambios que experimentó la agricultura a principios del siglo XX. Para la mayoría de los países, la agricultura solía representar el 30-40% de su ingreso nacional, sin embargo, hoy ese número es inferior al 5% para los países desarrollados. La industria petrolera podría estar experimentando una transformación muy similar porque es posible que ya hayamos alcanzado el límite superior del consumo de petróleo crudo y, en cambio, nos estemos enfocando en diferentes sectores (principalmente digitales) de la economía. La forma de corroborar estos reclamos sería comparando el desempeño del sector S&P 500. Si observamos más de cerca, veremos que el sector energético fue el único que tuvo un desempeño negativo. El índice S&P Energy disminuyó un 4,42%, mientras que el índice del sector de TI (S5INFT) creció más del 51% durante el mismo período.

Artículos relacionados

Media Móvil Ponderada – ¿Qué es y Cómo Calcularla?

Swing Trading – Definición y Estrategias

Curva de Oferta Agregada y Definición | Corto y Largo Plazo