Earn2Trade Blog

Trading de metales – Cómo y dónde operar con metales básicos y preciosos

No podemos olvidar la importancia de los metales preciosos para la economía y su papel en nuestra vida cotidiana. Como commodities con una amplia aplicación, los metales gozan de una alta y constante demanda. Esto los convierte en un activo preferido por traders e inversores en general. Pero, ¿sabía usted que los metales pueden ser un punto de referencia del estado de la economía? ¿O que hay metales que son tan fundamentales que su ausencia puede obstaculizar el desarrollo de varias industrias a la vez?

Esta guía aborda todo lo que necesita saber sobre el trading de metales. Abarca desde cómo y dónde comprar y vender los commodities hasta lo que determina el precio de los metales preciosos y lo que pueden decirnos sobre la economía.

cuenta fondeada

¿Cuáles son los diferentes tipos de metales?

Hay dos tipos de metales: los ferrosos y los no ferrosos. El grupo de los metales no ferrosos se divide en dos categorías – metales básicos y metales preciosos.

Los metales básicos son commodities industriales que se utilizan principalmente para aplicaciones de fabricación, construcción y montaje. Tienden a oxidarse, empañarse o incluso corroerse con el tiempo si se exponen al aire o a la humedad. Algunos de los metales básicos más populares son el cobre, el hierro, el aluminio, el níquel, el plomo y el zinc, entre otros. Estos metales son más abundantes en la naturaleza. Rara vez se utilizan para la joyería y no son una buena forma de almacenar valor.

Como su nombre de categoría lo indica, los metales preciosos son los primos más caros y raros de los metales básicos o comunes. Son commodities de alta gama que se utilizan para la joyería, las vajillas finas, los adornos o simplemente como depósito de valor. No se corroen, oxidan ni empañan, lo que significa que permanecen en perfecto estado durante siglos. Los metales preciosos también son más escasos, lo que los hace más valiosos. Los metales preciosos más populares son el oro, la plata y el platino. Sin embargo, también hay otros, como el paladio, el rodio, el rutenio, el iridio y el osmio.

Cabe destacar que algunos metales preciosos también tienen un uso industrial.

Para resumir la diferencia entre los metales básicos y los preciosos, digamos que los metales básicos son la columna vertebral de la economía. Esto se debe a su importancia para la industria, mientras que los metales preciosos se valoran más y sirven principalmente para almacenar la riqueza.

Los metales ferrosos, por su parte, son metales que contienen hierro. Entre ellos están el hierro fundido, el hierro forjado, el acero aleado y el acero al carbono, por nombrar algunos. Estos metales se acercan al grupo de los metales básicos en cuanto a su aplicación y valor industrial. Son fundamentales para muchas industrias y se utilizan por su resistencia a la tracción y su durabilidad. También tienen propiedades magnéticas.

¿Cómo y dónde operar con metales?

Hay diferentes formas de operar con metales, como los contratos de futuros, los ETF o los CFD. También hay una forma indirecta de acceder a estos mercados: poseer acciones de empresas mineras que producen esos metales o productos OTC como fondos de inversión basados en un metal concreto. Sin embargo, la forma más directa es utilizar el mercado de futuros.

En la Bolsa de Oro de Shanghai, el volumen medio diario de trading supera los 6 millones de onzas de oro y los 140 millones de onzas de plata. En la Bolsa Mercantil de Chicago (CME), se operan diariamente en contratos de futuros el equivalente a 22 millones de onzas de oro, 350 millones de onzas de plata y 1,25 millones de onzas de platino y paladio.

El CME le permite operar con contratos de futuros y opciones sobre los metales preciosos, básicos y ferrosos más populares, incluyendo:

  • Oro, plata, platino y paladio
  • Cobre, aluminio, zinc y plomo
  • Acero y chatarra

La mayoría de los mercados ofrecen contratos de futuros completos, mini y micro para abrir el mercado de los metales a pequeños traders o inversores con capital limitado. También se admite el trading de apalancamiento.

Si desea operar con metales básicos más exóticos, puede optar por la Bolsa de Metales de Londres (LME), el mayor mercado de opciones y contratos de futuros para metales básicos.

Sin embargo, tenga en cuenta que los metales básicos suelen ser objeto de operaciones al por mayor por parte de grandes casas de bolsa, empresas de trading institucional o gigantes industriales. Esto significa que los mercados pueden ser a menudo un poco más volátiles. Por eso, pueden no ser el mejor lugar para un inversor minorista o un trader principiante, ya que pueden acabar siendo víctimas de la volatilidad de los precios provocada por los grandes movimientos del mercado. En ese sentido, los ETF pueden resultar una opción más cómoda que los contratos de futuros.

Metales preciosos: Invertir en oro y plata

Los metales preciosos son una herramienta habitual para la cobertura y diversificación de cartera, ya que suelen tener un buen rendimiento en condiciones de mercado turbulentas. Además, como son más resistentes y duraderos, su valor probablemente se mantendrá o incluso aumentará con el tiempo.

Los metales preciosos ofrecen el mayor número de opciones para el trading y la inversión. Además de los ETF, los contratos de futuros y opciones, las acciones y algunos instrumentos OTC, los inversores también pueden comprar oro y plata en forma física. Esto incluye la compra de monedas, joyas, accesorios, lingotes, barras, objetos de colección y otros artículos hechos de oro, plata, platino, paladio, etc. Sin embargo, cabe señalar que este tipo de inversiones también van acompañadas de gastos de entrega, almacenamiento, seguro entre otros.

Según las estimaciones, cada día se transfieren más de 19 millones de onzas de oro y 170 millones de onzas de plata de media solo en el mercado de Londres.

¿Qué determina el precio de los metales preciosos?

Al igual que con cualquier otro commodity o instrumento financiero, los precios de los metales básicos y preciosos están determinados por su oferta y demanda.

Es sabido que, al existir una oferta más importante de metales básicos, sus precios suelen ser mucho más bajos que los de los metales preciosos más raros. Sin embargo, para poder prever la dinámica de la oferta y la demanda, y por lo tanto las fluctuaciones de los precios, es fundamental profundizar y estudiar qué y quién puede influir en ellas.

Factores que afectan el precio de los metales

Diversos factores económicos y financieros determinan el precio de los metales preciosos. Cuantos más sean los que considere, más preciso será su análisis de precios. A continuación le presentamos los factores más comunes que afectan el precio de los metales:

Factores relacionados con la producción y la exportación

Si la tecnología minera mejora, dará lugar a una extracción más rápida de mayores cantidades de un metal específico. Esto daría lugar a una mayor oferta, provocando así una caída del precio a corto o mediano plazo.

Por otra parte, si los trabajadores de las minas de los principales países productores de metales se declaran en huelga, se frenarán las exportaciones y se producirá una contracción de la oferta mundial. El resultado sería un aumento de los precios del metal en cuestión.

Los cierres mundiales después de la pandemia del COVID-19, por ejemplo, que desestabilizaron las cadenas de suministro mundiales, provocaron un aumento de los precios del litio, un componente clave para las baterías de los vehículos eléctricos. La interrupción de las exportaciones de Australia y América Latina, los mayores productores de litio, sumió a la industria de los vehículos eléctricos en el caos y provocó un retroceso masivo del mercado. Lo mismo está ocurriendo ahora con los precios del platino y el paladio debido a las restricciones impuestas a Rusia, el principal país minero de paladio del mundo y el segundo mayor productor de platino.

Incertidumbre económica

Los periodos de recesión pueden reducir la producción industrial y provocar una menor demanda de metales básicos. Como resultado, sus precios pueden bajar.

Al mismo tiempo, muchos inversores consideran el oro y los metales preciosos como activos de reserva. La demanda de almacenamiento de valor siempre aumenta cuando la economía tambalea. Por eso los precios del oro suelen tender al alza cuando el mercado va a la baja.

Conflictos geopolíticos

Al igual que la incertidumbre económica, las tensiones geopolíticas también pueden provocar el aumento de los precios de los metales. En cuanto a los metales preciosos, la razón es, una vez más, la idea de tener un refugio para su riqueza. En el contexto de los metales básicos, los precios pueden subir debido al riesgo potencial o al impacto real en las cadenas de suministro.

Fuerza del dólar

Como la mayoría de los commodities, los metales también están denominados en dólares. Esto los hace depender de la dinámica de precios de la moneda estadounidense. Normalmente, cuando el valor del dólar cae, el precio del oro sube. Y viceversa.

También existe la noción puramente psicológica de que el precio del oro suele ser sensible al valor general percibido de las monedas fiduciarias o de papel.

Política monetaria

Existe la teoría de que las políticas monetarias como la flexibilización cuantitativa y la dinámica de los tipos de interés afectan el precio de los metales preciosos.

La razón de los tipos de Interés está relacionada con los inversores de renta fija. Si los cambios en los tipos de interés afectan a sus rendimientos, podrían considerar los metales preciosos como una alternativa viable.

Sin embargo, el vínculo más fuerte entre los cambios en los tipos de interés y el precio de los metales es el efecto sobre el dólar. Si los anuncios de tipos de interés hacen subir al dólar, el precio de los metales preciosos probablemente caerá.

Cuando se trata de la flexibilización cuantitativa, el razonamiento es que la política de impresión de dinero puede depreciar una moneda, aumentando así la inflación. Y los metales preciosos tienen un buen rendimiento durante los periodos de alta inflación.

¿Quién opera con metales?

También es esencial conocer las particularidades del mercado y las partes que participan en el proceso de trading/inversión de cada metal. Sobre todo porque determinan la oferta y la demanda, influyendo así en el precio.

Tomemos la plata, por ejemplo, ya que es un metal precioso con amplias aplicaciones industriales y comerciales. La combinación de esos factores hace que el metal sea un objeto de interés para varias partes, entre ellas:

  • Empresas mineras
  • Empresas de metalurgia y refinería
  • Empresas electrónicas, automovilísticas y energéticas
  • Industria joyera
  • Inversores institucionales (bancos, fondos de cobertura, fondos de inversión entre otros)
  • Firmas propietarias de trading
  • Traders e inversores minoristas

Esta es solo una pequeña parte de los participantes del mercado con interés en la plata. Y el caso es bastante similar al de otros metales preciosos. Con los metales básicos, el grupo de interesados del sector industrial es más amplio, mientras que los pequeños inversores y traders no participan tanto.

Estas partes pueden utilizar la plata con diversos fines: desde la pura especulación, la cobertura o la diversificación de la cartera, hasta la protección de los precios o la aplicación en la fabricación. El propósito y la forma en que llevan a cabo su actividad de trading/inversión pueden determinar la oferta y la demanda del commodity en particular.

¿Vínculo entre los mercados de metales y la economía?

Muchos expertos del mercado consideran que los precios de los metales básicos son un gran punto de referencia para conocer el estado de la economía mundial. Sus precios están estrechamente vinculados a las perspectivas de la salud económica general, ya que tienden a subir cuando la economía está en buena forma y a bajar en tiempos de recesión.

Un dato interesante: los economistas se refieren al cobre como el “Doctor Cobre”, bromeando que es un metal con un doctorado en Economía. La base de estas bromas es que con frecuencia se pueden predecir los puntos de inflexión de la economía mundial solo mirando los precios del cobre. El cobre es un gran reflejo de la economía. Se utiliza en muchas industrias, desde la maquinaria industrial pesada hasta la electrónica avanzada. Por eso, su demanda puede ser indicativa de la expansión o la contracción de la producción económica.

Sin embargo, fijarse únicamente en la dirección de los precios de los metales no siempre le dará una representación exacta del estado de la economía mundial. También es esencial tener en cuenta el ritmo de las caídas o subidas de los precios. Los pequeños cambios pueden ser naturales y resultado de un acontecimiento específico de la industria o del país. Sin embargo, si las caídas o subidas son sustanciales, la señal de una economía en contracción/crecimiento es mucho más fuerte.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el metal más valioso?

Dos características definen el metal más precioso: lo raro que es y su precio. El metal más raro es el osmio. En la naturaleza, solo hay alrededor de 1 gramo por cada 200 toneladas de la corteza terrestre. El más caro es el rodio, que en marzo de 2021 alcanzó los $29 800 por onza, su precio más alto de la historia.

¿Cuáles son las mejores formas de invertir en metales preciosos?

La forma más sencilla de invertir en metales preciosos es a través de los contratos de futuros. Le ofrecen una exposición directa al commodity. Si desea invertir en el sector y no en el commodity, los ETF y las acciones de empresas mineras son alternativas viables. También puede comprar metales preciosos en su forma física.