es
en
pt

Blog

Guías de trading, seminarios web e historias

Recesión Económica en Japón

desaceleração econômica do japão
F T L
3 minutos de lectura

El PIB de Japón cayó en un 6.3% en el último trimestre de 2019. Fue el mayor descenso de los últimos cinco años. La administración de Tokio tiene muchas respuestas que dar, ya que esta cifra extraordinariamente alta se debe, en gran parte, a razones políticas.

El gobierno japonés endureció su política fiscal en octubre del año 2019, lo que tuvo un impacto notable en el resto del trimestre, es decir, de octubre a diciembre. No solo aumentaron los impuestos, sino que también aumentaron el impuesto individual de mayor impacto: el Impuesto al Valor Agregado (IVA). El IVA funciona de manera similar a un impuesto a las ventas y el hecho de aumentarlo del 8% al 10% afectó al 90% de los productos minoristas. Sus objetivos eran alcanzar su objetivo de inflación y, presumiblemente, aumentar los ingresos del gobierno.

Una de las consecuencias más graves de un aumento del IVA es que afecta negativamente el consumo. Pone a las empresas en una situación desafortunada donde tendrían que aumentar los precios, pero no pueden hacerlo por temor a que la demanda de sus productos disminuya. Debido a que no pueden pasar el aumento de impuestos al consumidor final, se ven obligados a incorporarlo a su estrategia de precios existente, que reduce drásticamente sus márgenes de beneficio. El bajo rendimiento empresarial resultante también tuvo un fuerte efecto adverso en el PIB del país.

El consumo privado cayó un 2,9% en el cuarto trimestre. La disminución superó las predicciones del mercado y del gobierno en, aproximadamente, un 1%. El consumo privado representa el 60% del PIB del país, lo que definitivamente se tuvo en cuenta al calcular su pronóstico del PIB. Aunque el descenso no fue una sorpresa, la expectativa original era una caída de solo el 4%, lo que significa que el gobierno japonés subestimó la importancia que tendría la disminución del consumo privado en el PIB y viceversa. Muestra que la población de Japón resultó mucho más sensible a los precios de lo que suponían. La población estaba acostumbrada a la mayoría de los precios estancados y en algunos casos en descenso, lo que se ha convertido en una de las características clave de la economía japonesa. Han estado luchando contra la deflación durante varias décadas y, en este momento, parece que ni siquiera un aumento de impuestos ayudaría. La tasa de inflación objetivo del Banco de Japón es del 2%, sin embargo, durante el cuarto trimestre de 2019 su inflación solo aumentó del 0.2% en octubre al 0.8% en diciembre. No obstante, el ligero aumento en los precios de inflación que sus esfuerzos no fueron completamente infructuosos, si valió la pena el esfuerzo sigue siendo una pregunta abierta.

La otra posible razón de su espiral descendente es la industria de la máquina, que históricamente ha sido uno de los motores clave del crecimiento económico japonés. Los pedidos de maquinaria básica cayeron un 3,5% de noviembre a diciembre, lo que es especialmente devastador en comparación con el alto crecimiento del mes anterior.

Posibles Soluciones

La combinación de estos dos factores ejerce mucha presión sobre la administración del primer ministro Shinzo Abe. El Banco de Japón (BoJ) también emitió una declaración que indica que han tomado todas las medidas a su alcance para mejorar la liquidez, incluida una tasa de interés base negativa y un programa de flexibilización cuantitativa. Continuaron diciendo que la incapacidad de las empresas japonesas para capitalizar las condiciones monetarias favorables se debió, principalmente, a factores fuera del control del Banco de Japón. Su declaración dejó en claro que la única forma de lograr los resultados deseados sería a través de cambios significativos en la política fiscal. Casualmente, este sentimiento fue reflejado casi de la misma forma por Mario Draghi, el ex Presidente del Banco Central Europeo, quien enfrentó problemas similares durante su mandato.

Es fascinante observar que, si bien los bancos centrales están en Europa y Japón está en una posición lo suficientemente fuerte como para tratar de hacer demandas a sus respectivos gobiernos, la relación actual de la administración de Estados Unidos con la Reserva Federal es inversa a la de sus contrapartes en el extranjero. El presidente Trump es conocido por sus críticas al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, así como también por sus intentos de presionarlos indirectamente para que promulguen políticas que promuevan sus objetivos para la economía de los Estados Unidos. La pregunta para Europa y Japón es si se beneficiarían, o no, de tener una figura similar a Trump en el gobierno, tratando activamente de presionar a los bancos centrales para que sigan políticas que se alineen con los objetivos económicos de sus respectivos gobiernos.

Eso nos deja con una sola pregunta: ¿qué resultados macroeconómicos veremos en Japón en el primer trimestre de 2020? Hasta ahora se perfila como un año difícil debido a la pérdida de ingresos por contratiempos en la producción y el turismo, debido al coronavirus. Mientras tanto, el gobierno japonés se centra principalmente en los próximos Juegos Olímpicos, lo que no es necesariamente una mala estrategia. Si el evento es exitoso, podría darle un impulso a la economía japonesa y salvarlos de una posible recesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

¿Qué Es la Cobertura en Finanzas? Aprende lo Básico con Ejemplos

Prop Trading – ¿Qué Es y Cómo Trabajar en Empresas de Trading?

Indicadores Técnicos para Principiantes