George Soros

Miércoles Negro – Cómo George Soros Intentó Quebrar la Libra

blog ad es e2t

La fecha del 16 de septiembre de 1992 es a lo que nos referimos como Miércoles Negro. Contempla la quiebra de la libra esterlina y fue una de las principales razones por las que el Reino Unido no pudo adoptar el euro. El evento finalmente obligó a Gran Bretaña a salir del Mecanismo de Tipo de Cambio Europeo. El quiebre de la libra creó una inmensa riqueza para inversores como George Soros. Algunas estimaciones dicen que ganó $1 mil millones en este día. También causó una tremenda confusión en el panorama político de Gran Bretaña. La razón es que estaban gastando el dinero de los contribuyentes en un intento por mantener la libra a flote.

¿Qué Fue el Miércoles Negro?

Trescientos traders habían construido una posición corta en la libra, lo que provocó una depreciación de la moneda. Era un requisito del Mecanismo de Tipo de Cambio Europeo mantener la moneda en un valor fijo. Esto fue para asegurar una transición estable hacia una moneda común con Europa. El Miércoles Negro fue un gran obstáculo para este desarrollo. El gobierno del Reino Unido se vio obligado a recurrir a varias medidas para evitar que la libra colapsara. Primero, la tasa de interés en Gran Bretaña subió al 10%. A continuación, las reservas de divisas se utilizaron para comprar libras en los mercados donde hubo una gran liquidación. A pesar de estas medidas, el gobierno del Reino Unido no pudo evitar que la libra cayera más. La libra se había depreciado por un margen significativo. Se hizo difícil para el Reino Unido continuar siendo miembro del Mecanismo de Tipo de Cambio Europeo.

El resultado del Miércoles Negro fue que inversores como George Soros acumularon una riqueza desproporcionada a expensas del Tesoro del Reino Unido. Es por eso que Soros tiene la reputación de quebrar el Banco de Inglaterra al tomar una posición corta. Los especuladores contra la moneda construyeron la posición corta y estaban creando coberturas para dar cuenta de la caída de la libra. El valor de estas posiciones era tan alto que la intervención del gobierno del Reino Unido no pudo revertir la situación.

Mucha gente también cree que la falta de participación del banco central de Alemania fue una de las razones que agravó la liquidación. El Deutsche Bundesbank podría haber utilizado marcos alemanes para comprar libras. Si lo hubiesen hecho, eso podría haber reforzado los esfuerzos de sus contrapartes en el Reino Unido. Sin embargo, no sucedió. Esta fue una de las razones subyacentes que alentó a los especuladores a operar en corto con la libra.

También podría interesarte:

Introducción al Miércoles Negro

La construcción del Miércoles Negro comenzó cuando el gobierno del Reino Unido siguió una política semioficial de vincular la libra. A continuación, encontrarás los diversos eventos que llevaron a la crisis:

En 1987, el Reino Unido fijó la libra con un nivel de tolerancia

A finales de la década de 1980, la moneda británica siguió una política semioficial que le permitió fluctuar en +/- 6% frente a una canasta de monedas. El objetivo era seguir la sombra de la economía alemana, que vio un entorno inflacionario bajo y condiciones económicas fuertes.

En 1990, el Reino Unido se comprometió con la política del Mecanismo de Tipos de Cambio

Si bien el Reino Unido todavía estaba tratando de seguir un sistema de tipos de cambio fijos, no fue hasta 1990 que el país se unió al ERM. Ahora era obligatorio para el Reino Unido asegurarse de que la moneda se mantuviera estable. La libra en ese momento era una de las monedas más débiles del ERM. Es por eso que muchos pensaron que unirse a él era un gran error.

Le siguieron los desarrollos económicos entre 1990 y 1992

Las tasas de interés establecidas por Alemania eran extremadamente altas. Esto fue con el fin de contener un entorno inflacionario elevado. El dólar estadounidense también se había depreciado, lo que no le fue bien al Reino Unido. Los productos exportados por el Reino Unido se encarecieron en el mercado estadounidense. Se volvió difícil para el Reino Unido mantenerse al día con los esfuerzos de Alemania. Ser miembro del ERM también significaba que no podían seguir un mecanismo de libre flotación que hubiera abaratado sus exportaciones.

Lo que siguió fue la depreciación de la libra

El entorno macroeconómico en el Reino Unido y Europa allanó el camino para un debilitamiento de la libra. Los traders, como Soros, buscaron aprovechar esta condición y decidieron apostar contra la libra. Se tomaron posiciones de miles de millones de dólares y los especuladores aumentaron la volatilidad de la moneda.

Intervención del gobierno del Reino Unido

El Tesoro ya había comenzado a intervenir en el mercado cambiario, agotando sus reservas. Sin mucha ayuda de otros miembros del ERM, el esfuerzo resultó inútil. Durante el Miércoles Negro, el Tesoro del Reino Unido compró libras esterlinas por un valor de 2.000 millones por horas, pero fue en vano. La libra esterlina se debilitó hasta tal punto que llevó al Reino Unido a abandonar el ERM.

¿Cómo George Soros Intentó Quebrar la Libra?

El Miércoles Negro vio crecer la fortuna de George Soros y se ganó la reputación de ser un trader experto de divisas. Soros creía que era poco realista que la libra mantuviera su nivel cuando el Reino Unido se unió al ERM. Creía que la libra tendría que ser devaluada en algún momento. Esto lo llevó a tomar una posición corta en la moneda. A través de su fondo Quantum, Soros comenzó a vender libras por un valor de casi 10 mil millones. La participación de otros traders y especuladores también ayudó a Soros a acumular la posición que favorecía una devaluación.

Debemos señalar que Soros hizo pública su opinión abiertamente. Esto ayudó a crear pánico entre los inversores que tenían una posición larga en la moneda. Esos inversores aceptaron la idea de que la libra ya no podría resistir a ese nivel. La narrativa tenía una base, ya que el entorno macroeconómico del Reino Unido no respaldaba el nivel de precios existente para la libra esterlina.

Soros comenzó a construir una posición en agosto. Cuando surgió la evidencia de una economía británica débil, tomó una posición apalancada, amplificando así su exposición. Era poco probable que tal exposición pasara desapercibida en la industria de los fondos de cobertura, y otros siguieron su ejemplo. Ciertamente fue una posición arriesgada de tomar, ya que el gobierno del Reino Unido estaba respaldando la libra. Sin embargo, Soros respaldó su análisis. Era consciente de la falta de reservas de divisas que tenía el gobierno del Reino Unido. También predijo que otras economías no acudirían al rescate. Algunas estimaciones dicen que Soros obtuvo ganancias de mil millones de libras en este período.

Consecuencias del Miércoles Negro 

Ser parte del ERM fue difícil para muchos países y hubo violaciones en el nivel de tolerancia del grupo. Monedas como la lira italiana también estaban bajo presión, pero los inversores se centraron principalmente en la libra esterlina. Se relajaron las reglas y se permitió a los estados miembros aplicar sus propias políticas monetarias.

Para el Reino Unido, los efectos a corto plazo fueron profundos. Su economía entró en recesión en la primera mitad de la década. El mercado de la vivienda se desplomó, al igual que el entorno empresarial en el Reino Unido. Una de las principales consecuencias del Miércoles Negro fue la disminución de la popularidad del Partido Conservador o Tories. El partido perdió varias elecciones parciales después de este evento. Una vez que el partido promovió las reformas económicas, el fracaso del sistema financiero cambió la percepción de la gente hacia ellos. En 1997, sufrieron una derrota aplastante y no fueron elegidos para el poder durante bastante tiempo después.

En términos de formulación de políticas, el Reino Unido ahora podría abordar la inestabilidad económica con una mentalidad más independiente. Ya no estaba sujeto a las limitaciones descritas en el ERM. Se eliminó la dependencia de otras economías y la libra estaba ahora bajo un régimen de tipo de cambio de libre flotación. Durante los primeros años, la economía todavía estaba en un atolladero. Sin embargo, el Miércoles Negro marcó la pauta para una reforma económica más sólida a largo plazo. Los formuladores de políticas estaban ahora en condiciones de establecer tipos de interés en función del entorno inflacionario de su país. Ya no necesitaba basar sus tipos en el régimen de tasas de interés de Alemania. La percepción de las masas también cambió. El sentimiento pro-euro del Partido Conservador ya no era popular entre el público británico.

¿Cuáles fueron los beneficios?

Las nuevas políticas establecidas por el gobierno eran más adecuadas para el entorno económico del Reino Unido. En los próximos años, el gobierno pudo hacer frente a la inflación. Al mantener un sistema de tipo de cambio flotante, la economía logró recuperarse. También se controló la creciente tasa de desempleo. Lo más importante es que el Reino Unido pudo mantener un estatus independiente que resultó en una economía más fuerte.

El Miércoles Negro también mostró al mundo las desventajas de introducir un sistema de tipos de cambio fijos en toda Europa. Allanó el camino para normas más relajadas en todos los países. Además, permitió una transición más fluida hacia una moneda común en la región. La integración de las economías dentro de Europa fue posible después de las reformas introducidas después del Miércoles Negro. Estas políticas dieron más margen de maniobra a los países más débiles para fortalecer sus economías. La regla que imponía un límite de +/- 6% de fluctuación en el tipo de cambio también se relajó para permitir un movimiento más justo de los tipos de cambio.

Para el Reino Unido, muchos consideran que el Miércoles Negro es una bendición disfrazada. Desde que la crisis de la deuda soberana golpeó a Europa a fines de la década de 2000, se inyectaron miles de millones de dólares para rescatar a las economías más débiles. Sin la intervención de países como Alemania, la Eurozona se habría fragmentado. Mientras tanto, Gran Bretaña logró mantenerse al margen sin casi ninguna repercusión económica. Si el Reino Unido hubiera adoptado el euro, habría contribuido a rescatar a países como Grecia. La economía del Reino Unido se desempeñó comparativamente mejor durante esta crisis. Si consideramos las implicaciones del Miércoles Negro a largo plazo, los beneficios parecen haber superado los costos que soportó el Tesoro durante la crisis.

El problema que causó

Los términos del ERM pueden no haber sido razonables. Para muchos países era difícil mantener sus monedas fijas. El Miércoles Negro dañó la reputación del Banco de Inglaterra y el gobierno del Reino Unido tuvo que incurrir en pérdidas de miles de millones. La pérdida incurrida se estimó en más de 3 mil millones de libras (una cantidad sustancial a principios de la década de 1990). La estructura semi-fija también aseguró que la libra no pudiera devaluarse, lo que perjudicó el negocio de las exportaciones. Otras monedas débiles como la lira italiana y la peseta española tuvieron que afrontar problemas similares. Estas monedas estaban sobrevaloradas cuando ingresaron al ERM, y su lucha continuó incluso después de que el Reino Unido abandonó el grupo.

Algunas de las repercusiones del Miércoles Negro son visibles incluso hoy. Las secuelas del evento dieron como resultado una Europa más integrada. Allanó el camino para la formación de la Eurozona, aunque algunos de los problemas que causó continuaron existiendo. Si bien había una moneda común en la región, los países estaban vinculados a una moneda única, lo que limitaba su capacidad para actuar de forma independiente. Los tipos de cambio solían ser una herramienta para controlar las políticas económicas, pero esto ya no era viable con el euro.

Para el Reino Unido, el impacto fue mucho más breve. Su economía entró en recesión y la inflación se convirtió en un problema creciente. El gobierno necesitó mucho esfuerzo para restaurar el crecimiento de la economía. Las altas tasas de interés hicieron que los préstamos se volvieran costosos y los mercados inmobiliarios colapsaron. El mandato del Partido Conservador recién elegido fue cuesta abajo después del Miércoles Negro. El evento también generó preocupaciones sobre la capacidad de los gobiernos para controlar sus economías, y la reputación de George Soros se multiplicó. También requirió la colaborción de los participantes del mercado en el desarrollo de políticas.

¿Es posible tener otro “Miércoles Negro” hoy en día?

¿Posible? Sí. ¿Probable? No. Durante el Miércoles Negro, el Banco de Inglaterra dispuso de muy pocos controles para controlar la caída de la libra. Las reservas de divisas que tenía el banco central eran insuficientes para proteger a los inversores de las ventas en corto. En ese momento, no había sistemas IT para rastrear la actividad de los participantes del mercado. Esto permitió que la posición corta se acumulara sin causar mucha preocupación.

Construir una posición cambiaria puede ser un movimiento mucho más arriesgado hoy, especialmente con los poderes cada vez mayores de los bancos centrales. En ese momento, Soros utilizó fondos extranjeros como palanca para tomar una posición. Tales movimientos son fáciles de frenar ahora, ya que se imponen controles de capital a corto plazo sobre las entradas de fondos. Las reservas que tiene el gobierno del Reino Unido ahora son sustancialmente más altas. Su economía también está en una posición significativamente mejor. El seguimiento de las operaciones también se ha vuelto más fácil con los sistemas IT en tiempo real. El gobierno también puede cerrar los mercados de divisas si espera una sesión de trading muy volátil.

Sin embargo, no podemos descartar por completo la posibilidad de otro Miércoles Negro. Ha habido numerosos casos en los mercados de capitales donde los precios se han desplomado enormemente, a pesar de que se han implementado numerosos controles. La libra vio cómo su valor se erosionaba debido al Brexit. Los precios de las acciones se desplomaron cuando la pandemia de Covid-19 se apoderó del mundo. La crisis cambiaria asiática también ocurrió después del Miércoles Negro. Vio el colapso de muchas monedas en el sudeste asiático.

Un factor importante a considerar es que George Soros pudo conseguir fondos suficientes para sacudir al Banco de Inglaterra. En el contexto actual, la posibilidad de que un inversor se enfrente a un banco central es poco probable. Con la información que se difunde rápidamente, estos movimientos pueden evitarse incluso si la fluctuación en los tipos de cambio es pequeña.

Conclusión 

El Miércoles Negro fue una lección no solo para el Reino Unido sino también para los gobiernos de todo el mundo. Demostró cómo un sindicato puede fracasar si no se mantiene unido por principios económicos sólidos. La crisis trajo consigo las desventajas de un sistema de monedas semi-fijo, dando a los países constituyentes poca libertad para enmarcar sus propias políticas. También demostró las debilidades del sistema financiero del Reino Unido y cómo inversores como Soros podrían explotarlo para amasar una enorme riqueza.

El Miércoles Negro fue una lección para los bancos centrales y una demostración de cómo las cosas pueden salirse de control si el sistema financiero no se controla adecuadamente. Desde entonces, los bancos centrales han estado más atentos y han sido más proactivos en el seguimiento de la evolución de los mercados financieros. También destacó la necesidad de colaboración entre economías. Si Alemania hubiera intervenido en el mercado de divisas para fortalecer la libra, el escenario podría haber sido diferente. La comprensión se logró mucho más tarde, pero actuó como catalizador en el desarrollo de una moneda común en Europa. El mayor beneficiario, al final, fue el Reino Unido. El Miércoles Negro fue una llamada de atención que hizo que la economía fuera más eficiente y le ahorró al Tesoro miles de millones de libras desde que se retiró del sindicato. Soros también logró embolsarse alrededor de $1 mil millones de la apuesta y la notoriedad como uno de los principales expertos en divisas del mundo.

blog ad es e2t