Earn2Trade Blog
Torre Inclinada de PISA

Torre Inclinada de PISA

Pisa es mejor conocida por la famosa torre inclinada, pero también comparte su nombre con el acrónimo del Programa de la OCDE para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA). Es un título apropiado para un estudio sobre el rendimiento escolar. Por un lado, Pisa ha sido un símbolo del conocimiento académico desde 1343, cuando se fundó la universidad de la ciudad. Por otro lado, también podría representar una falta de aplicación práctica de ese conocimiento, como lo demuestra el número de las diferentes torres inclinadas repartidas por toda Italia.

Es importante preguntar qué tan fuerte es la correlación entre la efectividad del sistema educativo de un país y las perspectivas económicas de su población. Si asumimos que las economías modernas se están volviendo cada vez más basadas en el conocimiento, tener una educación sólida, sin duda, les daría una mejor perspectiva. A medida que la inteligencia artificial y la automatización se esparcen cada vez más, muchos trabajos repetitivos de bajos salarios corren el riesgo de desaparecer. Mientras tanto, las profesiones que requieren mayores niveles de educación no solo son relativamente seguras, sino que incluso ven aumentar sus ingresos. El otro beneficio de tener esa educación es la capacidad de adaptarse más fácilmente a una economía en constante cambio.

Esto nos lleva de vuelta al estudio PISA. La OCDE examina 79 países de todo el mundo utilizando exactamente las mismas preguntas en todas partes, ya que les permite comparar el material educativo disponible y la eficiencia de los sistemas escolares en estos países. La última evaluación se realizó en 2018 con los resultados publicados en 2019. Los estudiantes fueron evaluados en tres campos: lectura, matemáticas y ciencias. Cada una de estas tres áreas tenía su propia puntuación y clasificación por separado. El resultado final del estudio es altamente representativo porque se basa en un tamaño de muestra masivo de más de 10 millones de estudiantes. Dicho todo esto, echemos un vistazo a los resultados.

En el área de lectura, los cinco puntos principales son: China, Singapur, Macao (una región administrativa especial de China), Hong-Kong (también una región administrativa especial de China) y Estonia (parte de la UE). Estados Unidos está en el 13° lugar. Para las matemáticas, la lista es: China, Singapur, Macao, Hong-Kong y Taiwán. Estados Unidos está en el puesto 37. Para la ciencia son China, Singapur Macao, Estonia y Japón. Estados Unidos ocupa el puesto 18.

Al observar esos resultados, podemos ver que China domina casi por completo el primer lugar en todas las áreas, si se incluyen regiones que caen bajo su esfera de influencia o interés, como Taiwán, Hong Kong y Macao. Mientras tanto, Japón, que anteriormente ocupaba un lugar destacado en el ranking, solo estaba en la lista de ciencias. Europa también está subrepresentada, y solo Estonia está en la lista.

En el caso de los Estados Unidos, es interesante ver que los mejores resultados del país fueron en el área de lectura. Uno esperaría que la economía número uno del mundo ocupara un lugar relativamente más alto en ciencias y matemáticas, considerando que el país es el líder mundial en investigación, desarrollo e innovación. Una posible explicación es que el sistema educativo de los Estados Unidos tiende a los extremos: tiene algunas de las mejores instituciones del mundo y algunas de las peores. Cuando se toma el promedio de un sistema de variación tan alta, no sorprende que el resultado sea algo mediocre. Dicho esto, los promedios a veces pueden ser un poco engañosos. Aunque el país es un tanto mediocre en términos de rendimiento de puntaje de pruebas, la prevalencia de habilidades prácticas está mucho más extendida, lo que permite que la fuerza laboral del país mantenga sus altos niveles de crecimiento económico.

La pregunta aquí es si estas condiciones son sostenibles o no y por cuánto tiempo. Una de las áreas clave de desacuerdo en el reciente conflicto comercial entre Estados Unidos y China fue la cuestión de los derechos de propiedad intelectual. China ha enfrentado innumerables acusaciones de robo de tecnología estadounidense. Tener la innovación pionera de Estados Unidos, con China constantemente tratando de ponerse al día, es un patrón difícil de romper y podría bloquear firmemente a China en el segundo lugar detrás de Estados Unidos, en cuanto al ámbito económico. Dicho esto, los resultados del estudio PISA 2018 podrían sugerir que China no está contenta con el segundo lugar. Existe una clara posibilidad de que estén tratando de criar una generación con los jóvenes más brillantes y mejor educados del mundo. Japón es un ejemplo claro de lo que un país puede lograr si se toma en serio la educación. Pasaron de ser un país que compraba productos estadounidenses con licencia después de la Segunda Guerra Mundial, a un gigante industrial de alta tecnología. Casi todos están de acuerdo en que estos resultados se deben a una fuerte inversión en educación.

Los avances de China en educación podrían ser una señal de que Beijing está tratando de seguir el modelo japonés. Esta estrategia podría resultar especialmente efectiva ahora, dados los cambios socioeconómicos en el siglo XXI. La próxima generación tiene un alto nivel educativo, por lo que una vez que ingresen a la fuerza laboral podrán satisfacer fácilmente las necesidades de una economía del conocimiento. Como consecuencia, es posible que en unos pocos años las corporaciones no solo trasladen su fabricación a China, sino también sus departamentos de investigación y desarrollo. Además, con acceso a una fuerza laboral altamente educada, incluso podrían tratar de desafiar el liderazgo tecnológico de los Estados Unidos con su innovación en áreas de tecnología industrial y militar.

Los resultados del estudio PISA también sugieren que Estados Unidos podría enfrentar serios desafíos en el futuro si no reestructura o invierte más recursos en su sistema educativo. El desempleo estuvo en mínimos históricos en 2019 y la falta de una fuerza laboral calificada podría restringir el crecimiento económico. Aunque la inmigración basada en el mérito es una solución efectiva a corto plazo, a la larga no puede sustituir a una fuerza laboral local bien educada.

cuenta fondeada