Earn2Trade Blog
Trading Market Events

Eventos del mercado – ¿Cómo afectan los grandes eventos a los mercados financieros?

La mayoría de los inversores y traders de éxito tienen algo en común: comenzaron su camino comprendiendo cómo afectan los grandes acontecimientos a los mercados financieros. Esta visión permite a los participantes del mercado comprender la mecánica del mismo y sentar las bases perfectas para su recorrido por los mercados financieros. Una vez que los traders han comprendido el panorama general, pueden acercarse fácilmente a los rincones del ecosistema financiero en los que les gustaría desarrollar sus habilidades, ya sean acciones, commodities u otros. En el siguiente artículo, le ayudaremos a entender cómo afectan los grandes acontecimientos a los mercados financieros y cómo sacarles el mayor provecho.

cuenta fondeada

¿Qué son los eventos del mercado financiero y por qué son importantes?

Los acontecimientos del mercado financiero determinan el comportamiento de los participantes del mismo. Estos acontecimientos pueden presentarse de diversas formas. Sin embargo, lo que es común para todos los tipos de acontecimientos del mercado financiero es que provocan una reacción de los traders y los inversores. Esta reacción suele ser comprar o vender un instrumento o mantener una posición pasiva.

Basándose en sus conocimientos y experiencia, los participantes del mercado tratan de interpretar el posible impacto de un acontecimiento particular en su cartera o en todo el mercado. La capacidad de interpretar con precisión las consecuencias de los acontecimientos del mercado es una competencia fundamental que los inversores a largo plazo y los traders a corto plazo se esfuerzan por mejorar.

Ser capaz de predecir y reproducir los acontecimientos de los mercados financieros permite a los participantes del mercado construir una estrategia de gestión del riesgo sostenible y de alto rendimiento. También pueden hacer apuestas a corto plazo para captar una oportunidad de mercado de corta duración que se avecina o cubrirse contra impactos desfavorables.

Según su naturaleza y magnitud, los acontecimientos pueden provocar auges o colapsos en los mercados financieros. A menudo, los acontecimientos que parecen potencialmente significativos a primera vista, en realidad no provocan ninguna reacción del mercado una vez que se materializan. Esta imprevisibilidad es lo que hace que los mercados financieros sean probablemente el sistema más complejo que jamás hayamos construido.

Sin embargo, esto no significa que los mercados financieros y los acontecimientos que los afectan no se rijan por reglas. Todo lo contrario: la historia nos ha enseñado que, a pesar de su imprevisibilidad, los mercados no son todo caos. Existen patrones de comportamiento que han sido probados repetidamente. La capacidad de entenderlos e interpretarlos es ahora un rasgo fundamental de los traders de éxito.

Tipos de acontecimientos que afectan los mercados financieros

El primer paso para entender cómo afectan los grandes acontecimientos a los mercados financieros es familiarizarse con los diferentes tipos de acontecimientos.

Los acontecimientos del mercado financiero varían en cuanto a su naturaleza y magnitud.

Muchos cometen el error de pensar que los mercados financieros se ven afectados solo por acontecimientos de carácter económico, como el incumplimiento de la deuda por parte de un país, la ruptura de las estimaciones de beneficios de una empresa o la entrada de una ballena en el mercado de un determinado activo. Todo lo contrario: con frecuencia, acontecimientos que podrían parecer poco relacionados con el desarrollo de los mercados financieros pueden acabar teniendo un efecto masivo.

Esto también es válido para la magnitud de los acontecimientos. No hace falta una guerra o una crisis mundial para desestabilizar los mercados. La historia recuerda casos en los que incluso pequeños traders, comprando y vendiendo contratos de futuros desde sus casas, han hecho caer todo el mercado.

Sin embargo, es esencial tener en cuenta que no basta con estar familiarizado con los tipos de acontecimientos que afectan los mercados financieros. Los traders exitosos se especializan en comprender los vínculos y los llamados «efectos dominó» de los distintos acontecimientos. Por ejemplo, ¿por qué y cómo puede afectar el incumplimiento de un productor de maíz en EE.UU. a los resultados financieros y la estabilidad operativa de una empresa de bebidas alcohólicas en Europa? ¿O por qué un conflicto geopolítico hace subir el precio del acero?

Sin embargo, antes de conocer los detalles, los traders principiantes deberían empezar por conocer los diferentes tipos de eventos que pueden afectar sus carteras:

Acontecimientos macroeconómicos

Los acontecimientos macroeconómicos son de todo tipo. No se limitan solo a la naturaleza económica o financiera.

El hecho macroeconómico más significativo que determina el comportamiento del mercado es la relación entre la oferta y la demanda. La diferencia entre los que buscan comprar y los que buscan vender es el factor número uno que afecta los precios de los instrumentos. La regla general es que el mercado permanece estable cuando ambos están en equilibrio. Cuando la oferta es mayor que la demanda, el precio disminuye. Y viceversa: cuando la oferta supera a la demanda, el precio aumenta.

Otros acontecimientos macro notables de carácter económico son las políticas monetarias y fiscales, la publicación de indicadores adelantados o los datos de rendimiento financiero. Algunos ejemplos son los diferentes índices (Índice de confianza del consumidor, Índice de gestores de compras, Índice de producción industrial y otros), las previsiones e informes sobre la inflación, los resultados trimestrales del empleo, las predicciones económicas, las decisiones sobre los tipos de interés, todo tipo de regulaciones relacionadas con un mercado concreto, etc.

Eventos microeconómicos

Como su nombre indica, los acontecimientos microeconómicos tienen lugar a nivel empresarial. Estos acontecimientos pueden ser desde informes de ganancias y datos de rendimiento (ingresos, ganancias trimestrales, etc.), fusiones y adquisiciones hasta el desarrollo de una nueva línea de productos o servicios, cambios de personal a nivel de la junta directiva, problemas de reputación, multas reglamentarias, y demás. En definitiva, estos acontecimientos pueden provocar cambios internos en la empresa (por ejemplo, la suspensión de los dividendos) que pueden afectar significativamente a la imagen que los inversores tienen de ella.

Todo esto se reflejará entonces en el precio de las acciones. La magnitud del cambio suele depender de lo drásticos y repentinos que sean estos acontecimientos. Por ejemplo, los acontecimientos inesperados afectarán más al precio de las acciones que los que se conocen de antemano y los inversores han tenido tiempo suficiente para prepararse.

Aquí también debemos mencionar la sensibilidad a las noticias. Aunque las noticias pueden afectar a todos los ángulos de los mercados financieros hoy en día, su efecto golpea más fuerte a nivel corporativo. Incluso las noticias falsas de hoy en día pueden desencadenar una reacción en los traders y hacer que actúen de forma irracional (por miedo o codicia) antes de esperar la confirmación. Esto representa un riesgo importante tanto para las empresas como para sus inversores. 

Otros eventos

Los mercados financieros no reaccionan solo a factores económicos o financieros. También reflejan en gran manera los acontecimientos, los cuales pueden ser muy diversos.

Por ejemplo, tomemos las previsiones climáticas. Son un factor crucial en los mercados de Commodities. Basándose en las previsiones climáticas a largo plazo, los traders pueden predecir las posibles tendencias de la producción de las cosechas y programar mejor sus posiciones.

También hay acontecimientos » cisne negro» que pueden afectar el mercado en su totalidad. Por ejemplo, la pandemia de COVID-19 es una especie de acontecimiento de cisne negro, aunque el mundo llevaba mucho tiempo siguiendo la propagación del virus. Sin embargo, pocos habrían previsto el boom de cierres en todo el mundo, que interrumpió las cadenas de suministro de todo tipo de mercancías.

Otro acontecimiento de cisne negro que ha afectado recientemente a los mercados mundiales fue el caso del Ever Given. Se trataba de un barco que se quedó atascado en el Canal de Suez y bloqueó la ruta comercial más importante del mundo. El suceso afectó el precio del petróleo, disparó el precio de las cajas de cartón debido a las crecientes compras en línea, perturbó el comercio mundial, causando escasez de mercancías, cambió la industria de los seguros marítimos, cuestionó los efectos de la globalización y mucho más. Todas estas consecuencias se extendieron por diferentes sectores, causando trastornos en todo el mercado.

Hablando de efectos dominó, es esencial tener en cuenta que, debido a la creciente interconexión de los mercados mundiales, los inversores de hoy en día tienen que ser concientes de un universo de riesgo en continua expansión que se proyecta sobre sus carteras. La conclusión es que, incluso si un factor concreto no indica ninguna relevancia para sus operaciones en un primer momento, sus posiciones podrían verse afectadas por los vínculos con otros sectores e industrias.

Las catástrofes naturales, el terrorismo, la guerra, los disturbios civiles… estos y otros muchos factores pueden tener efectos directos o indirectos en los mercados financieros y en la tolerancia al riesgo de los inversores.

Cómo pueden afectar los eventos a los mercados financieros

Hay tres formas principales en las que los acontecimientos, independientemente de su naturaleza, pueden afectar a los mercados financieros

En primer lugar, pueden desencadenar una reacción adversa, como una venta masiva, que provoque un descenso temporal a largo plazo. El miedo de los inversores suele desencadenar este tipo de situaciones. La salida masiva y simultánea de los inversores provoca una caída repentina y considerable de los precios.

La otra forma en que los acontecimientos macroeconómicos, microeconómicos o de otro tipo pueden afectar a los mercados financieros es creando un impulso positivo. Si los acontecimientos recientes son una razón para que los participantes del mercado sean optimistas sobre el activo en particular o el mercado en su conjunto, estarían dispuestos a comprar y captar la tendencia alcista que se avecina. Los auges del mercado siempre son provocados por acontecimientos que los inversores consideran favorables para sus posiciones.

Si algunos acontecimientos no se consideran demasiado importantes, es posible que no provoquen ninguna reacción en los participantes del mercado. Denominamos estancamiento a las situaciones en las que el mercado no se mueve o solo realiza movimientos laterales. Los periodos de estancamiento indican que no hay acontecimientos que ameriten una reacción positiva o negativa del mercado.

Cómo prepararse para el impacto de los acontecimientos en los mercados financieros

La maestría en el trading está en la capacidad de interpretar adecuadamente el efecto de un acontecimiento en particular sobre los activos de interés. Además, requiere una cuidadosa consideración del momento en que se produce esta reacción para que el trader no se lleve una sorpresa desagradable.

Hay dos formas en las que los traders pueden prepararse para el impacto de un evento en particular en su cartera: ex-parte (antes de que ocurra) o post-factum (después de que ocurra).

Los participantes del mercado obtienen más certeza sobre la posible respuesta del mercado a un acontecimiento concreto si éste ha ocurrido en el pasado. Cuantas más veces haya ocurrido antes, más válidos son los datos. Por ejemplo, los cambios en los tipos de interés han ocurrido cientos, o miles, de veces antes. Tenemos registrados suficientes patrones de comportamiento tras los anuncios de los bancos centrales como para predecir lo que podría ocurrir tras el próximo. Esto también significa que nuestra predicción será bastante precisa.

La mayoría de veces, los traders se fijan en los calendarios económicos o en los anuncios de ganancias para ver lo que les espera. Luego, se aseguran de interpretar cómo afectarán estos acontecimientos a sus carteras y actúan según lo previsto.

Por otro lado, hay situaciones que nunca se han visto antes, o al menos la muestra representativa no es tan amplia como para hacer juicios adecuados. Los acontecimientos que golpean con fuerza y de forma repentina, sin dejar tiempo para reaccionar (por ejemplo, el flash crash), también entran en esa categoría. En situaciones como éstas, los traders suelen basar sus decisiones en su experiencia y en su comprensión común de la mecánica del mercado. En ese sentido, la capacidad de establecer paralelismos, trazar la interconexión y prever el efecto potencial de un acontecimiento concreto es perjudicial para el éxito. Por eso, cuanto más experimentado sea el trader, mayor será la posibilidad de salir ileso e incluso con ganancias de una situación imprevista.

Ejemplos de grandes acontecimientos históricos y su impacto en los mercados financieros

Los libros de historia están llenos de acontecimientos que han tenido un fuerte impacto en los mercados financieros y en las carteras de los actores minoristas e institucionales. Desde las grandes crisis mundiales hasta los acontecimientos aislados relacionados con los mercados o los activos, a continuación le presentamos una lista de algunos de los más notables para ayudarle a poner las cosas en perspectiva:

La Gran Depresión (1929 – 1932)

La Gran Depresión es el mayor mercado bajista de la historia. Durante los 34 meses que duró, el mercado cayó un 86,1%. Además, no pudo recuperar sus niveles anteriores a la crisis hasta 1954.

Varios factores condujeron a la Gran Depresión. Entre ellos, la falta de gasto fiscal y la reducción de la oferta monetaria. La combinación de esos factores desencadenó una crisis bancaria y una reducción de la oferta de crédito, provocando una serie de quiebras empresariales.

La crisis afectó a todo el mundo, provocando una caída del 15% del PIB mundial (en comparación, la crisis de 2008 provocó una caída del 1% del PIB). Los ingresos personales, las ganancias y los precios cayeron más del 50% en todo el mundo. El desempleo en Estados Unidos alcanzó el 23%, mientras que en otros países superó el 33%.

La crisis del petróleo de 1973 (octubre de 1973)

En octubre de 1973, los miembros de la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo desencadenaron la primera gran crisis del petróleo de la historia al anunciar un embargo a los países que habían apoyado a Israel durante su guerra con Arabia Saudí (la Guerra del Ramadán). Entre esos países se encontraban Estados Unidos, Japón, el Reino Unido, Países Bajos y Canadá.

Como resultado del embargo, el precio del petróleo se disparó un 300% sólo en un año. En Estados Unidos, los precios subieron aún más. Además, el embargo también tuvo varios efectos a corto y largo plazo en la política y la economía mundiales. Los bancos centrales occidentales decidieron recortar drásticamente los tipos de interés para fomentar el crecimiento. El embargo también reconfiguró la industria automovilística de tal manera que posteriormente la hizo más resistente.

La burbuja de las puntocom (2000 – 2002)

El estallido de la burbuja Dot-Com es un ejemplo de valoraciones corporativas que salieron mal. En los años 90, los inversores exageraban e invertían fuertemente en el sector tecnológico estadounidense. El NASDAQ experimentó un auge del 518% en el periodo 1990 – 1998, seguido de un descenso del 29% en 1998 y otra subida del 255% en los años hasta el 2000. Cerca del 40% de todas las inversiones de capital riesgo se destinaron al sector tecnológico. Los inversores empezaron a impulsar a todas las empresas para que se convirtieran en el próximo Microsoft. Incluso las empresas pequeñas y apenas rentables tenían valoraciones de mercado que superaban las de las corporaciones globales establecidas.

Sin embargo, a finales de 2001, la mayoría de estas empresas habían quebrado. El desplome fue tan grave que hizo que gigantes tecnológicos como Cisco, Intel y Oracle perdieran más del 80% de su valor. El índice NASDAQ tardó más de 15 años en recuperar sus niveles anteriores a la crisis.

Los atentados terroristas del 11 de septiembre (11 de septiembre de 2001)

El ataque terrorista provocó un fuerte desplome de la bolsa. En conjunto, los mercados estadounidenses perdieron $1,4 trillones en su valor. Para evitar las ventas por pánico, la Bolsa de Nueva York y el NASDAQ permanecieron cerrados el 11 de septiembre de 2001. Sin embargo, una vez que los mercados se abrieron, empezaron a perder valor inmediatamente. A lo largo de la semana, el promedio industrial Dow Jones había perdido un 14%. Mientras tanto, las pérdidas del S&P 500 y del NASDAQ fueron del 11,6% y del 16%, respectivamente.

Al mismo tiempo, commodities como el oro y el petróleo subieron.

Entre las industrias más afectadas estaban las aerolíneas y los seguros. Las primeras no pudieron operar durante días. Mientras tanto, las segundas tuvieron que cubrir una cantidad masiva de reclamos de seguros de golpe. Esto elevó el riesgo de incumplimiento en la industria.

El ataque terrorista también tuvo efectos indirectos en la economía estadounidense. Desencadenó las guerras de Irak y Afganistán, que se prolongaron durante años y costaron billones de dinero de los contribuyentes.

La pandemia COVID-19 (11 de marzo de 2020 – En curso)

Aunque el primer caso notificado corresponde a noviembre de 2019, el tema saltó a los titulares mundiales un mes después. Sin embargo, justo después de que se informara de los primeros casos en Europa, a finales de enero de 2020, los inversores empezaron a reconocerlo. Sin embargo, los mercados reaccionaron en marzo, cuando la situación fue declarada pandemia mundial. Todo esto se reflejó en el rendimiento del S&P 500.

En el periodo comprendido entre noviembre de 2019 y febrero de 2020, el S&P 500 ganó un 10,7%. En los 30 días siguientes se desplomó más de un 33%.

La pandemia en curso y los cierres necesarios han acabado con muchos negocios en todo el mundo y han afectado negativamente a industrias como el turismo, la hostelería, las aerolíneas y otras. Como resultado, la demanda de electricidad y de combustible (petróleo, gas, etc.) disminuyó notablemente, haciendo que su precio bajara. Por otro lado, los valores tecnológicos se dispararon y las compras en línea marcaron su crecimiento más notable de la historia. El impacto de la pandemia de COVID-19 no es una historia acabada. Continúa y probablemente nos traerá nuevas tendencias en un futuro próximo.

Conclusión

Los acontecimientos que afectan a los mercados financieros mundiales varían en términos de escala y naturaleza. Sin embargo, lo que está garantizado es que las consecuencias de la mayoría de ellos ya no están aisladas en un solo sector. La interconexión del ecosistema financiero mundial nos ha llevado a una situación en la que la mayoría de los acontecimientos tienen un impacto intersectorial. Por eso es esencial comprender los pormenores de los distintos acontecimientos del mercado y cómo pueden afectar a su cartera. Afortunadamente o no, el trader de hoy tiene que estar más informado, capacitado y preparado. El mundo del riesgo nunca ha sido tan amplio como en la actualidad.

Preguntas frecuentes

¿Cómo afectan los acontecimientos a los mercados financieros?

En función de su naturaleza, gravedad y momento, diferentes acontecimientos y noticias pueden provocar alzas o bajas en los mercados. En algunas situaciones, los mercados pueden permanecer indiferentes a un acontecimiento, aunque éste pueda parecer muy importante. En función del acontecimiento y de su impacto estimado en la cartera, los traders pueden decidir comprar, vender, cubrirse o permanecer pasivos.

¿Cuáles son los acontecimientos que tienen mayor impacto en los mercados financieros?

Los acontecimientos que tienen un impacto más significativo en los mercados financieros suelen ser de naturaleza macroeconómica o microeconómica. Entre ellos se encuentran todo tipo de previsiones y anuncios de rendimiento económico a nivel nacional, regional, local o empresarial. Otros acontecimientos que pueden afectar a los mercados mundiales pueden ser las guerras, las catástrofes naturales, los conflictos geopolíticos, etc.

¿Por qué hay que entender el impacto de los grandes acontecimientos en los mercados financieros?

Debe conocer el impacto potencial de los grandes acontecimientos en los mercados financieros para estar bien preparado para proteger y hacer crecer su cartera. De este modo, podrá elaborar una estrategia de gestión de riesgos adecuada y planificar los pasos a seguir en diferentes escenarios de mercado. Puede tomar medidas antes o después de que se materialice el acontecimiento.

Si está interesado en probar un programa de financiamiento para traders intradía que le permita operar en vivo en el mercado, conozca el programa de Earn2Trade Trader Career Path!

cuenta fondeada