Earn2Trade Blog
Volatilidad del Mercado

¿Qué Es la Volatilidad del Mercado y Cómo Operar en un Mercado Volátil?

La volatilidad del mercado, junto con la liquidez, es una de las características esenciales de los mercados financieros. Los inversores la suelen utilizar para indicar la salud y el potencial de riesgo/retorno de un instrumento en particular o de toda una clase de activos. Para hacer eso, se enfocan en diferentes indicadores de volatilidad del mercado como Beta y VIX. En esta guía exploramos el tema de la volatilidad del mercado y define por qué es crucial para inversores y traders. Aprenderás a operar en un mercado volátil y, mientras lo haces, reducirás los riesgos.

blog ad es e2t

¿Qué Es la Volatilidad del Mercado?

La volatilidad mide la dispersión en torno al rendimiento medio de un valor. Podemos describirlo como el movimiento continuo hacia arriba o hacia abajo del precio de un activo en particular.

La volatilidad indica cómo se ha desempeñado el activo en comparación con su promedio histórico o un índice de referencia. Este último suele ser un índice de mercado líder. La volatilidad puede relacionarse con una sola inversión o activo o con un mercado completo.

La volatilidad del mercado no mide la dirección, sino la escala de los cambios de precios.

Hay dos tipos principales de volatilidad del mercado: histórica e implícita. La volatilidad histórica mide qué tan volátil fue el activo en particular en el pasado. La volatilidad implícita indica cuán inestables esperamos ser en el futuro.

La volatilidad del mercado puede depender de varios factores, incluyendo los detalles del activo, el entorno actual del mercado, el comportamiento de los participantes del mercado y más.

Por lo general, los índices líderes del mercado como el S&P 500, o el Promedio Industrial Dow Jones, no son volátiles. Por lo general, ocurre lo mismo con las acciones blue-chip. Sin embargo, cuando esos tipos de instrumentos comienzan a experimentar una mayor volatilidad, significa que algo no está bien. Dichos factores desencadenantes del comportamiento de los precios pueden ser una crisis inminente, una caída repentina de impulso, noticias de última hora y eventos específicos de activos, etc.

La percepción general es que una alta volatilidad es algo malo. Sin embargo, este no es siempre el caso y depende de la perspectiva. Una mayor volatilidad significa un mercado más riesgoso y cambios de precios más frecuentes y significativos durante un período corto. Algunos traders optan por especializarse en el trading cuando aumenta la volatilidad. Eso es porque el impulso que crea puede brindar más oportunidades de ganancias.

Sin embargo, los traders principiantes, con frecuencia, encuentran que los mercados volátiles son difíciles de navegar. La razón es que cuanto más inestable es el precio del instrumento operado, mayor es el riesgo de perder dinero y más cauteloso debe ser el trader.

¿Por Qué Es Importante?

La volatilidad del mercado es significativa porque te da una idea general de la estabilidad del mercado para el activo en cuestión. Comprender el concepto puede ayudarte a interpretar mejor las condiciones actuales del mercado de valores. La conclusión básica que estás tratando de sacar es si es más, o menos, arriesgado operar. También puedes construir un portafolio que se adapte mejor a tus objetivos de crecimiento y tolerancia al riesgo.

La volatilidad también es esencial porque indica el estado actual, histórico y futuro del mercado. Te dice si está listo, o no, para una inversión en este momento. También puedes aprender mucho de cómo cambia la volatilidad de un activo a lo largo de los años. Por ejemplo, después de introducir un nuevo instrumento o clase de activo, su precio suele ser más volátil. A medida que el mercado comienza a madurar, las fluctuaciones suelen disminuir y son menos frecuentes. Por supuesto, este no es siempre el caso, ya que algunos activos son más volátiles por defecto.

Normalmente asociamos la volatilidad con el miedo. Esto se debe a que tiende a crecer durante los mercados a la baja, cuando los inversores tienen más miedo de perder su capital.

Aunque están muy relacionados, la volatilidad y el riesgo no son lo mismo. Por ejemplo, para las inversiones a largo plazo, el riesgo es muy importante, mientras que la volatilidad es solo ruido.

Aunque la volatilidad es un factor vital a considerar al evaluar tus inversiones y posiciones, no debería ser la única base para tu decisión. Piensa en ello como una medida de incertidumbre a corto plazo o expectativas futuras en lugar de un pronóstico específico y confiable.

¿Cómo Calcular la Volatilidad del Mercado?

La volatilidad se calcula como desviación estándar (varianza2) e indica qué tan apretado se agrupa el precio alrededor de la media o media móvil (MA).

Demostremos eso con números. En aras de la simplicidad, supongamos que los precios de cierre de la acción XYZ están aumentando gradualmente. Comienzan desde $1 y suben hasta $10. En ese caso, podemos calcular la varianza con el siguiente proceso:

1. Encuentra la media

Asegúrate de trabajar con una hoja de cálculo. Facilitará tu trabajo, ya que todos los cálculos se pueden automatizar.

Debemos sumar todos los precios y luego dividirlos por 10 (el número de períodos).

Cómo Calcular la Volatilidad del Mercado

Debemos sumar todos los precios y luego dividirlos por 10 (el número de períodos).

El resultado indica el precio promedio para el período observado.

2. Calcula la diferencia entre cada precio de cierre y la media

Por ejemplo, para el primer día, tiene $1 – $5.5 = -$4.5. Debes hacer este cálculo para todos los períodos. Eleva al cuadrado las desviaciones para eliminar los valores negativos.

3. Suma las desviaciones al cuadrado y luego divídelas por el número de puntos

En nuestro caso, cuando sumamos todas las desviaciones al cuadrado, obtenemos un resultado de 82,5. Como siguiente paso, tenemos que dividirlo por el número de valores de datos (en nuestro caso, 10).

El resultado de la varianza es $8,25. La desviación estándar es igual a su raíz cuadrada, que es $ 2,87.

Lo que esto nos dice es cuánto puede desviarse el precio del precio promedio. Alternativamente, cuantifica la volatilidad para preparar mejor al trader para las posibles pérdidas o ganancias esperadas.

La diferencia entre calcular la volatilidad histórica y la implícita radica en los datos. Para el primero, tenemos que utilizar una serie de precios de mercado pasados. Mientras tanto, para este último, utilizamos el precio de mercado de un derivado operado en el mercado (es decir, una opción). Para un cálculo más sencillo de la volatilidad implícita, los inversores utilizan el Índice de Volatilidad del Chicago Board Options Exchange, VIX. También puedes obtener más información al respecto en nuestro artículo.

¿Cómo Operar en un Mercado Volátil?

Nada puede hacer que los traders duden más de sus estrategias, que la volatilidad del mercado. Una vez que el precio se sale de los límites, los participantes del mercado pueden comenzar a cuestionar su enfoque y reconsiderar si deben mantener sus posiciones abiertas.

Ten siempre en cuenta que el mayor enemigo de tu portafolio no es la volatilidad en sí, sino tus emociones. Si no puedes soportar que tu portafolio sufra un impacto del 30% o 50% durante un mercado bajista volátil, entonces considerarás cerrar tus posiciones. Sin embargo, no olvides que la volatilidad es una inestabilidad de precios a corto plazo y, en algún momento, los precios de los activos de tu cartera se normalizarán. Lo mejor que puedes hacer es no dejarte llevar por esta desastrosa imagen mental. Es solo temporal y pasará.

En muchos casos, dirigirse a la salida es el escenario preferido, especialmente si eres principiante. Si no has probado tu estrategia en condiciones de mercado volátiles, es recomendable permanecer al margen hasta que las cosas se calmen y el entorno se vuelva más seguro. También vale la pena señalar que la volatilidad presenta un riesgo mucho mayor si estás operando en una cuenta con un límite de drawdown, lo que generalmente hace que salir de tus posiciones durante mercados volátiles sea mucho más tentador.

”Siempre he dicho que el órgano clave aquí no es el cerebro, es el estómago. Cuando las cosas empiecen a ir mal (hay malas noticias en los periódicos y en la televisión), ¿tendrás el estómago para enfrentar la volatilidad del mercado y el pesimismo generalizado que suele acompañarla?”.

-Peter Lynch

10 Consejos para Navegar en Mercados Volátiles

Aquí hay algunos consejos sobre cómo operar en mercados volátiles para aumentar sus posibilidades de éxito:

  1. Hazle backtest a tu estrategia en condiciones de mercado volátiles antes de operar en tiempo real.
  2. Apégate a tu estrategia si ya hiciste tu investigación y ya demostró que puede funcionar en mercados volátiles.
  3. Mantén un diario de operaciones para ver cómo has navegado en períodos volátiles anteriores.
  4. Reduce el tamaño de tu posición y apunta a metas de ganancias más pequeñas.
  5. No te ciñas a los fundamentos. No siempre son confiables en mercados erráticos y volátiles.
  6. Céntrate más en gráficos e indicadores técnicos a corto plazo.
  7. Analiza tus configuraciones en múltiples marcos de tiempo: si sus señales están presentes en todas partes, existe una mayor probabilidad de que funcionen.
  8. Si no operarás a largo plazo, asegúrate de tomar tus ganancias tan pronto como aparezcan, antes de que la volatilidad se las lleve.
  9. Ten cuidado con el apalancamiento ya que, durante los mercados volátiles, puede ser suicida para tu portafolio.
  10. Cíñete a lo que sabes y no te concentres en las oportunidades que se te puedan escapar.

Piensa en la volatilidad del mercado como una tormenta en mar abierto. En situaciones tan extremas, el objetivo principal del capitán es estabilizar el barco para evitar que se hunda. Continuar con su curso es la menor de sus preocupaciones. Es por eso que lo más importante durante los mercados volátiles es garantizar primero su seguridad antes de buscar ganancias.

¿La Volatilidad del Mercado Afecta tu Trading?

Los períodos de volatilidad afectan de forma significativa e inevitable tus operaciones. Durante inestabilidades severas del mercado, difícilmente podrás llevar a cabo tus actividades de trading, debido a los comportamientos cambiantes de los participantes del mercado y los proveedores de servicios financieros.

Tu bróker, por ejemplo, podría priorizar la disminución de tu exposición al riesgo de mercado. Esto significa que podría detener la ejecución automática normal de órdenes y, en su lugar, cambiar a la gestión manual de órdenes. Esto dará lugar a retrasos. Este efecto podría verse agravado por el hecho de que, durante tiempos de volatilidad, los mercados podrían verse inundados con un mayor volumen de operaciones.

Para evitar tales situaciones, asegúrate de familiarizarte con la forma en que tu bróker maneja los períodos de mercado de alta volatilidad con anticipación. Si cambias a la ejecución manual de órdenes, es probable que prefieras cerrar tus posiciones y permanecer al margen hasta que el mercado se calme.

Aunque es poco común, debes estar preparado para casos en los que el trading se detenga por completo y sea imposible ejecutar tus operaciones. Durante las caídas del mercado y los períodos de extrema volatilidad, los sistemas de creación de mercado podrían no manejar el caos digital. Sin embargo, la mayoría de los brókeres ofrecen ejecución de transacciones con teléfonos móviles para que puedas tener un plan de respaldo.

La forma más común en que la volatilidad del mercado puede afectar tus operaciones es inundándote con cotizaciones de precios incorrectas. Alternativamente, el precio entre la cotización y el precio al que se ejecuta la operación puede ser significativamente diferente. La razón es que la alta volatilidad del mercado puede distorsionar incluso las cotizaciones en tiempo real. Además, la cantidad de acciones disponibles al precio cotizado podría cambiar rápidamente debido al mayor interés del mercado.

Hay diversas formas en que la volatilidad puede influir sobre tu trading, pero lo común entre ellas es el aumento de los riesgos para tu portafolio.

¿Cómo Reducir los Riesgos Causados por la Volatilidad del Mercado?

La volatilidad del mercado es inevitable, por lo que la cuestión no es cómo evitarla, sino cómo reducir el impacto que causa en tu portafolio.

El enfoque más eficiente para superar la volatilidad del mercado es manteniendo un enfoque de inversión a largo plazo. Al final, la volatilidad es una incertidumbre a corto plazo, por lo que si tu horizonte se extiende más allá de los próximos meses, o un par de años, el efecto de las inestabilidades de precios en tu portafolio se mitigará significativamente. Desafortunadamente, esta no es una opción para los day traders.

Para reducir los riesgos que conlleva el trading en mercados volátiles, lo mejor es evitar el uso de órdenes de mercado que requieran ejecución inmediata. No obstante, cuando el mercado se mueve rápido, es posible que obtengas un precio diferente al que pretendes ejecutar el acuerdo. En su lugar, asegúrate de utilizar órdenes de límite. De esa manera, puedes fijar un precio con anticipación y evitar sorpresas desagradables debido a la dinámica cambiante del mercado.

Ten en cuenta que, si bien los fundamentos no son una herramienta útil durante los períodos de alta volatilidad, son la cobertura perfecta si se tienen en cuenta de antemano. Alternativamente, si has identificado empresas con fundamentos sólidos y potencial de crecimiento a largo plazo, la volatilidad no afectará tus inversiones a corto plazo. De esa manera, puedes garantizar una estrategia de mitigación de riesgos eficiente y tu tranquilidad durante los períodos de estrés del mercado.

Indicadores de Volatilidad del Mercado

Hay dos tipos básicos de indicadores de volatilidad del mercado, según lo que miden y su alcance.

El primer tipo mide la volatilidad histórica y se aplica de forma independiente a cada activo específico. Te da una idea de cuánto ha variado el precio de un activo con respecto a su precio histórico promedio. Un ejemplo de dicho indicador es Beta.

El otro tipo mide la volatilidad implícita o las desviaciones de precios esperadas para el instrumento en particular en el futuro. Es indicativo de la volatilidad general del mercado. El índice de volatilidad VIX del Chicago Board Options Exchange es uno de esos indicadores.

Beta

Beta mide la volatilidad histórica del instrumento en el contexto del índice S&P 500. El indicador se utiliza principalmente para cuantificar las fluctuaciones de precios pasadas de acciones individuales.

Si Beta > 1, entonces el rendimiento pasado de la acción se considera más volátil que el S&P 500. Alternativamente, un Beta < 1 indica que la empresa es menos volátil que el índice de referencia.

Por ejemplo, supongamos que la Beta de la empresa ABC es 1,5. En ese caso, por cada aumento o caída del 1% en el valor del S&P 500, el precio de la acción cambiaría en un 1.5%.

Aunque es bastante raro, en algunos casos, la versión Beta puede resultar negativa. Tales escenarios indican que el instrumento se mueve en la dirección opuesta al mercado.

VIX

El Índice de Volatilidad del CBOE (VIX) refleja la volatilidad esperada de todo el mercado durante los próximos 30 días. Se lo conoce como el «indicador del miedo», lo que significa que indica qué tan confiados o cautelosos están siendo los inversores sobre los próximos desarrollos del mercado.

El VIX utiliza los precios de una canasta de opciones de compra y venta en el S&P 500 para medir la volatilidad implícita. La evidencia histórica ha demostrado que cuando el VIX sube, el S&P 500 normalmente cae y viceversa.

El valor absoluto del índice no es tan crucial como su tendencia general. Si el VIX sube, significa que los inversores están más preocupados por los movimientos de precios futuros. Esto sugiere una mayor volatilidad esperada. Por otro lado, si baja, las opiniones de los participantes del mercado son más relajadas. A partir de eso, podemos asumir que la volatilidad será más baja.

Ejemplos de Volatilidad del Mercado

La volatilidad histórica del S&P 500 (desviación estándar anualizada) entre 1926 – 2017 se estimó en 15.2%. En medio de la crisis financiera mundial de 2008, la desviación estándar fue de 20,1%, con 21,3% al año siguiente. El año más volátil en la historia del índice fue 1932, cuando la desviación estándar llegó al 65,4%. Sin embargo, esto no es indicativo del rendimiento de las acciones. A pesar de la alta volatilidad en 1932, las acciones del mismo año se movieron solo un 8,9%.

En el día a día, los índices grandes no se mueven más del 1%. No obstante, la volatilidad del mercado puede aumentar cuando eventos externos generan incertidumbre. En los casos en los que el S&P 500 y el DJIA ganen o pierdan más del 4% – 5% de su valor, podemos hablar de situaciones raras e inesperadas. Durante el Flash Crash del 2010, por ejemplo, los índices líderes, como el DJIA, perdieron hasta un 9% en un par de minutos, pero después se recuperaron.

Todos los eventos extremos de volatilidad del mercado se relacionan, ya que el mercado se recupera más temprano que tarde y luego suele adoptar una nueva actitud alcista.

La volatilidad depende de muchos factores, entre ellos: la industria, el tipo de activo, el interés de los inversores y más. Por ejemplo, con las acciones, algunos sectores tienden a ser más volátiles que el resto. Estos incluyen biotecnología, tecnología y commodities, por nombrar algunos.

A nivel de activos específicos, también existen dependencias. La volatilidad de GOOGL, por ejemplo, será mucho menor que la de una empresa de acciones de un centavo. Lo que es más importante es aprender a encontrar la relación óptima entre baja volatilidad y retornos estables.

La Conexión Entre la Volatilidad del Mercado y la Liquidez

La liquidez muestra lo dinámico que es un mercado y, además, cuánto interés hay en el activo en particular. La liquidez está determinada por el número de traders y el volumen total que generan. Un ejemplo de un mercado altamente líquido es Forex, abierto las 24 horas del día, los 7 días de la semana, o el de las acciones blue-chip, como MSFT o AAPL. En la jerga del trading también se usa «profundidad del mercado» para referirse a la liquidez. Cuanto mayor sea la liquidez, más profundo será el mercado.

Para llegar a la pregunta principal: la conexión entre volatilidad y liquidez tiene sus raíces en la estabilidad de precios. Por lo general, los mercados más líquidos se consideran más estables y menos volátiles. La razón es que si el volumen de operaciones es bajo, incluso las órdenes de pequeña magnitud pueden desestabilizar el precio. Por otro lado, los instrumentos que generan millones de dólares de volumen de operaciones por día tienen menos probabilidades de verse afectados, incluso por las órdenes de los inversores más grandes.

«Nunca pienses que la falta de variabilidad es estabilidad. No confundas la falta de volatilidad con la estabilidad, nunca. La fragilidad es la calidad de las cosas que son vulnerables a la volatilidad».

Nassim Nicholas Taleb

En mercados maduros como los de acciones, futuros y forex, existe una regla casi universal: la liquidez y la volatilidad tienen una relación inversa. La baja liquidez, por lo general, significa que la volatilidad será alta y viceversa. Debido a esto, los inversores tienen que mirar solo una de estas características para concluir ambas. Al menos en el contexto del análisis del estado actual del mercado.

Sin embargo, este no es siempre el caso. En muchas situaciones, los activos con alta liquidez también pueden ser extremadamente volátiles. Por eso es esencial centrarse en los fundamentos del activo y los factores clave que podrían afectar su liquidez y volatilidad en el futuro. Para las acciones, estos son informes de ganancias trimestrales y noticias relevantes. Mientras tanto, para los futuros, debes considerar la estacionalidad, la situación geopolítica y más.

Consideraciones Finales

El concepto de volatilidad es sencillo pero fundamental para la forma en que los inversores navegan por los mercados financieros. Es tan esencial que hoy en día existen fondos de cobertura completos especializados en el desarrollo de modelos de trading impulsados por la volatilidad.

«Los mercados aman la volatilidad».

Christine Lagarde

Si eres un trader experimentado, o bien, un principiante, que se encuentra operando largo plazo, debes conocer el concepto de volatilidad e interpretarlo tanto a nivel micro como macro. De esa manera, estarás mejor protegido contra interrupciones inesperadas del mercado y sus implicaciones en el contenido de tu portafolio.