Earn2Trade Blog
Qué es un contrato de futuros

¿Qué es un contrato de futuros y cómo funcionan los contratos de futuros?

El mercado de futuros se encuentra entre los mercados financieros más dinámicos, y atrae el interés tanto de los inversores minoristas como de los institucionales. En la actualidad, los participantes del el mercado utilizan los contratos de futuros para diversos fines, como la especulación y la cobertura de sus carteras. Sin embargo, los traders y los inversores deben saber qué es un contrato de futuros y conocer todos sus detalles para desenvolverse con éxito en él. Esta guía explica el funcionamiento de los contratos de futuros y lo que debe saber al realizar operaciones de futuros. También hace un seguimiento de la historia del mercado y concluye con algunos datos curiosos sobre los contratos de futuros.

cuenta fondeada

¿Qué es un contrato de futuros?   

Un contrato de futuros es un acuerdo legal que otorga al propietario el derecho y la obligación de comprar o vender un activo subyacente por un precio predeterminado en una fecha determinada. Esto proporciona al comprador y al vendedor una garantía de que pueden cerrar una operación con antelación y evitar la incertidumbre.

¿Por qué alguien necesitaría eso? A continuación, un ejemplo. Digamos que Juan es un productor de trigo. Cada temporada tiene que encontrar compradores para su producción una vez cosechada. Por otro lado, tenemos a Mike, que es propietario de una panadería. Su objetivo es evitar las interrupciones de suministro asegurando sus futuras entregas con antelación. Mediante un contrato de futuros, John y Mike pueden garantizar el intercambio futuro de una determinada cantidad de commodities por una suma concreta y en una fecha predeterminada.

Esto aporta a ambas partes la tranquilidad de que obtendrán lo que quieren y cuando lo quieren. El agricultor se asegura un precio estable y la garantía de que venderá su producción. Por otro lado, el comprador se asegura su entrega y planifica sus costos comerciales con antelación, lo que le garantiza una cobertura eficaz contra posibles oscilaciones de precios en el futuro.

Hoy en día, los contratos de futuros son populares entre los diversos participantes del mercado, incluyendo empresas, organizaciones e inversores minoristas e institucionales. Las empresas de los sectores de la aviación y el transporte marítimo, por ejemplo, pueden comprar futuros sobre el petróleo para asegurarse un precio fijo por adelantado y evitar la posible volatilidad en el futuro. Por otro lado, los inversores minoristas utilizan los contratos de futuros principalmente para especular, ya que rara vez tienen una verdadera intención de adquirir el activo subyacente.

¿Cómo funcionan los contratos de futuros?  

Los contratos de futuros pueden operarse en mercados regulados y en el mercado extrabursátil (OTC).

Los contratos de futuros comercializados en el mercado están estandarizados. Esto significa que sus características están grabadas en piedra. En función del activo subyacente, la estandarización puede especificar detalles como la calidad, la cantidad, el plazo de entrega, etc.

Cada mercado puede tener su propia metodología de normalización. La idea de la estandarización de los futuros es garantizar que las especificaciones de los contratos sean idénticas para todas las partes. De este modo, el comprador y el vendedor pueden transferir fácilmente la propiedad del contrato si es necesario.

Por otro lado, las partes que operan con contratos de futuros OTC pueden personalizar sus condiciones.

También cabe destacar que los contratos de futuros están apalancados. Es decir, el comprador no está obligado a pagar el importe total por adelantado. En su lugar, paga un porcentaje del valor total de los activos del contrato de futuros, que se conoce como margen inicial.

Veamos un ejemplo- supongamos que el precio actual de los futuros del WTI es de $80. El valor total actual del contrato es igual a su tamaño (1 000 barriles) multiplicado por el precio actual ( $80) o $80 000. El margen inicial sirve como depósito para que el comprador no tenga que pagar todo el importe por adelantado y no suele superar el 10% – 12% del valor teórico o efectivo del contrato. 

En una transacción de futuros pueden intervenir varias partes. Además del comprador y el vendedor, entre ellas se encuentran la bolsa que cotiza el contrato para su trading, el bróker que facilita la operación, una cámara de compensación, etc. 

¿Cómo mitigan los contratos de futuros los riesgos de contrapartida?

Los mercados de futuros están regulados por la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas (CFTC), un organismo federal creado en 1974 para garantizar una fijación de precios justa en el mercado de futuros. La autoridad supervisora vigila de cerca el mercado para evitar las prácticas de trading abusivas y el fraude. También regula las bolsas que facilitan el trading de futuros para garantizar la integridad de la actividad comercial.

Los mercados establecen principios y requisitos de estandarización que unifican y sistematizan la forma de ofrecer sus productos al mercado. Esto ayuda a garantizar que la oferta de cada producto sea coherente con otros artículos equivalentes de la misma clase. Además, garantiza que el contrato de productos derivados tendrá siempre las mismas características, independientemente de que se compre hoy o dentro de un mes.

Gracias a ello, los inversores pueden disfrutar de una mayor liquidez, eficiencia en la ejecución de las operaciones y claridad en la ejecución de las mismas, de modo que cada una de las partes sabe que puede esperar de una operación.

Esta estricta regulación de arriba a abajo garantiza que los mercados de futuros sean justos, transparentes y sólidos.

En cambio, los mercados de productos derivados no regulados de instrumentos exóticos han demostrado ser un entorno agresivo para sus emisores, traders y el sistema financiero mundial. Por ejemplo, las actividades turbias que han tenido lugar en el mercado de las permutas de incumplimiento crediticio (CDS) y las obligaciones de deuda colateralizada (CDO) desencadenaron la crisis financiera mundial de 2008. La falta de una regulación estricta demostró que incluso un solo incumplimiento podría resultar desastroso para todo el mercado.

Ejemplo de contratos de futuros  

Veamos un ejemplo de contrato de futuros para examinar lo que significan sus particularidades y características.

Futuros de trigo SRW de Chicago – Especificaciones del contrato

Unidad de contrato5.000 bushels (~136 toneladas métricas)
Oferta de precioCentavos de dólar por bushel
Horario de tradingCME Globex:Domingo – Viernes: 7:00 p.m. – 7:45 a.m. CT y Lunes – Viernes: 8:30 a.m. – 1:20 p.m. CT TAS: Domingo – Viernes 7:00 p.m. – 7:45 a.m.y lunes – viernes 8:30 a.m. – 1:15 p.m. CT CME ClearPort: domingo 5:00 p.m. – viernes 5:45 p.m. CT sin reportar lunes – jueves de 5:45 p.m. – 6:00 p.m. CT
Fluctuación mínima del precio1/4 de un centavo (0,0025) por bushel = $12,50
Código de productoCME Globex: ZWCME ClearPort: WClearing: WTAS: ZWT
Contratos cotizados15 contratos mensuales de Mar, Mayo, Jul, Sep, Dic cotizados anualmente tras la finalización de la operación del contrato de julio del año en curso
Método de liquidaciónEntregable
Finalización del tradingEl trading termina el día hábil anterior a los 15 días del mes del contrato
Grado y calidad2 Rojo Suave de Invierno al precio del contrato, #1 Rojo Suave de Invierno con una prima de 3 centavos, otros grados entregables enumerados en la Regla 14104
Última fecha de entregaSegundo día hábil después del último día de trading del mes de entrega.

*Las especificaciones completas se pueden encontrar en CME.

Esto es lo que significan realmente estos detalles:

  • Unidad de contrato – especifica cuántas y qué tipo de unidades cubre un único contrato de futuros. En este caso, cada contrato de futuros de trigo cubre una cantidad de 5.000 bushels;
  • Oferta de precio – especifica cómo se constituye el precio del contrato de futuros. En este caso, se estima por bushel;
  • Horario de trading – los días exactos y las franjas horarias en las que puede operar el contrato en particular en los diferentes mercados;
  • Fluctuación mínima del precio– indica el menor movimiento posible del precio al operar con un contrato determinado (un tick) – en este caso, $12,50;
  • Código del producto: son los códigos bajo los que se puede encontrar el producto en las diferentes sedes de la CME;
  • Contratos cotizados– especifica la duración y los detalles de vencimiento de los contratos de futuros ofertados en el mercado;
  • Método de liquidación –aclara si hay o no una entrega física del activo subyacente al vencimiento;
  • Finalización del trading – indica cuándo se termina la actividad de trading para el contrato actual;
  • Grado y calidad – especifica la calidad de los activos físicos denominados commodities.

¿Cuánto tiempo se puede mantener un contrato de futuros?   

Aunque la mayoría de los detalles de los contratos de futuros se explican por sí mismos, muchas personas tienen dificultades para entender los detalles del vencimiento. Así que vamos a centrarnos un poco más en eso.

Los contratos de futuros tienen una fecha de vencimiento. Se trata de la fecha en la que el acuerdo debe ser liquidado de una u otra forma.

Sin embargo, la fecha de vencimiento no significa que no se pueda mantener el contrato durante más tiempo. También puede tomar una posición de compensación o prorrogar el contrato a una fecha futura. Por otra parte, estas opciones le permiten prolongar el vencimiento del contrato cerrando el contrato inicial y abriendo uno nuevo a más largo plazo. Tiene que ser para el mismo activo subyacente al precio actual del mercado.

Así que, en pocas palabras, usted puede mantener un contrato de futuros todo el tiempo que quiera si sabe cómo hacerlo.

Puede obtener más información sobre las diferentes opciones de vencimiento en nuestro artículo: ¿Qué sucede si se mantiene un contrato de futuros hasta su vencimiento?

¿Qué ocurre cuando vence un contrato de futuros?    

Todos los contratos de futuros expiran. Como trader de futuros, debe saber qué hacer cuando se acerque la fecha de vencimiento, ya que influye en el resultado de sus operaciones y en la estrategia de salida.

A su vencimiento, el contrato de futuros tiene que ser liquidado. Hay dos formas de hacerlo: la liquidación en efectivo o la entrega física. Los contratos basados en commodities como el petróleo, el trigo, el maíz, la madera de construcción o cualquier otro pueden liquidarse mediante la entrega en un lugar físico. En cambio, los contratos sobre índices o divisas tienen una liquidación solo en efectivo. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la entrega se liquida en efectivo, independientemente del activo subyacente. En raras ocasiones, la entrega física puede producirse.

La liquidación es realizada y supervisada por el mercado y su cámara de compensación. En los casos de liquidación financiera, la bolsa ajusta el saldo de la cuenta del trader para reflejar las ganancias o pérdidas realizadas. Si la liquidación es física, el mercado ordena la producción y la entrega del commodity en particular a la parte responsable según los términos del contrato original.

¿Cómo se puede operar con contratos de futuros?

El mercado de futuros está centralizado. La actividad de trading tiene lugar en un lugar físico o en una bolsa, como la CME, por ejemplo.

Hay dos formas principales de operar con contratos de futuros como trader minorista. La primera es operar en un mercado a través de un bróker. De esta manera, podrá abrir una cuenta y empezar a operar con cierta rapidez. Sin embargo, tenga en cuenta que operar solo a través de un bróker es la forma más arriesgada y complicada. Está saltando directamente a las «aguas profundas» que supone el mercado de futuros y, si no tiene experiencia alguna, estará arriesgando su capital. Además, la mayoría de los brókers tienen un requisito de capital mínimo y podrían cobrarle elevadas tarifas. Por último, pero no menos importante, necesitará una cuenta de margen para poder operar con contratos de futuros.

La otra forma es a través de un programa de traders financiados como el Gauntlet Mini™. Por una pequeña cuota mensual, le ofrece un programa de formación dirigida en profundidad con muchas ventajas. Además, puede completar el programa a su propio ritmo y en tan sólo 15 días. Una vez que apruebe el examen de certificación al final, recibirá una oferta de trader con financiamiento. La finalización con éxito del Gauntlet Mini™ le abrirá el camino a una carrera profesional de trading de futuros en una firma propietaria de trading. De este modo, podrá operar con futuros con el dinero de otra persona mientras recibe el 80% de las ganancias para usted: ¡riesgo cero, grandes recompensas!

Puede obtener más información sobre cómo operar con futuros en nuestro artículo.

¿Por qué operar con futuros?

El mercado de futuros es uno de los más sólidos a nivel mundial. Es muy transparente y ofrece una gran liquidez. Permite a los inversores minoristas e institucionales operar con diversos activos, como acciones de commodities, bonos, índices, divisas, bienes raíces y otros.

Los mercados de futuros pueden servirle para diferentes fines. Puede operar con futuros para especular, cubrirse o asegurar la entrega física de commodities de su interés.

Además, el trading de futuros está muy regulado, por eso es un mercado estable con una actividad depredadora mínima. La estandarización de los contratos de futuros en los mercados ayuda a aportar transparencia y claridad al proceso de operación.

Los contratos de futuros son también mucho más sencillos y menos arriesgados que otros derivados como las opciones, los contratos a plazo y los instrumentos sintéticos, entre otros. Consulte nuestra comparación de contratos de futuros y opciones para conocer las diferencias entre ambas clases de activos y por qué los primeros son una mejor opción para los principiantes.

¿Quién opera con contratos de futuros?  

Los contratos de futuros son utilizados principalmente por los hedger y los especuladores. Los primeros se dedican al trading de futuros para compensar las pérdidas derivadas de los movimientos del mercado que van en contra de sus posiciones. Por ejemplo, muchos inversores institucionales que recurren al trading de futuros con fines de cobertura suelen utilizar o producir el activo subyacente (por ejemplo, las compañías aéreas y el combustible para aviones; los agricultores y el maíz, etc.).

La mayoría de los participantes del mercado utilizan los contratos de futuros para especular. Compran y venden contratos de futuros para capitalizar sus movimientos de precios a corto plazo. Por ejemplo, si un trader compra un contrato de futuros y el precio del activo subyacente empieza a cotizar por encima del precio original del contrato a su vencimiento, tiene una ganancia. En cambio, si el precio cae por debajo del precio de compra especificado en el contrato de futuros, al vencimiento, el trader estará en el lado perdedor de la operación. Y viceversa si es un vendedor en corto.

Los especuladores suelen operar con margen para aumentar su poder adquisitivo. Sin embargo, el trading con margen es muy arriesgado, especialmente para los principiantes.

Datos curiosos sobre los contratos de futuros

¿Quién dice que los contratos de futuros no son divertidos? A continuación le presentamos algunos datos interesantes de los que probablemente nunca haya oído hablar:

  • La CME se llamaba originalmente la Junta de la Mantequilla y el Huevo de Chicago – En esa época, siempre fue conocido como un mercado agrícola y ganadero que operaba principalmente con huevos, ganado, tocino de cerdo y mantequilla;
  • Los cerdos magros se llamaban inicialmente «cerdos vivos» – el nombre de los futuros que dan seguimiento a la industria porcina fue cambiado para que sonara más atractivo;
  • El edificio CBOT fue el primer rascacielos de Chicago –construido en 1885; también se convirtió en el primer edificio comercial en utilizar la iluminación eléctrica;
  • La estatua de Ceres, la diosa del grano, en lo alto del edificio de la CBOT carece de rostro – la razón es que, en aquel momento, los constructores no pensaron que otros edificios se elevarían lo suficiente como para verla de cerca;
  • En una época, el CBOT era conocido por ser el lugar con más millonarios por metro cuadrado del mundo – Esto es notable teniendo en cuenta el inmenso espacio físico que solía albergar a miles de traders;
  • El primer contrato CBOT fue por 3.000 bushels de maíz– se realizó el 13 de marzo de 1851 y especificaba que debían entregarse 3 000 bushels de maíz en Chicago en junio. El precio era un centavo por debajo del precio del mercado al contado del 13 de marzo;
  • Cuando se le ocurrió la idea de un contrato de futuros financieros, Leo Melamed era relativamente joven y le preocupaba que su idea fuera rechazada -pidió a Milton Friedman, el economista ganador del Premio Nobel, que le ayudara a presentar la idea y a conseguir la aprobación del consejo de administración de CME.

Origen de los contratos de futuros

Alrededor del año 1750 a.C., la antigua Mesopotamia (actual Irak) estaba bajo el gobierno del sexto rey babilónico, Hammurabi. En los libros de historia, se le conoce por haber inventado el famoso Código de Hammurabi, uno de los primeros códigos legales escritos del mundo. El código es famoso por sus axiomas «ojo por ojo» y «diente por diente».

Sin embargo, su ley 48 también contribuyó a dar forma a la versión moderna de los contratos derivados (incluidos los futuros). Ordenaba la entrega futura de bienes y activos por un precio previamente acordado. Las reglas de cada operación se plasmaban en un contrato.

En su momento, esto hizo que el intercambio de mercancías fuera muy transparente y sencillo, abriendo el camino a un animado mercado de derivados. Los antiguos mesopotámicos se reunían en los templos para intercambiar contratos a plazo y de futuros.

Obtenga más información sobre el Código de Hammurabi y cómo dio forma a los mercados de derivados modernos aquí.

Historia de los mercados de futuros

De una forma u otra, los mercados de futuros existen desde hace siglos.

Los mercados de futuros de commodities orientales surgieron por primera vez en Inglaterra durante el siglo XVI. Sin embargo, el primer mercado de futuros organizado moderno comenzó a funcionar en 1730 en la Bolsa de Arroz de Dojima, en Osaka, Japón. En Estados Unidos, la primera bolsa oficial de trading de commodities, la Bolsa de Valores de Chicago (CBOT), se creó en 1848. La primera bolsa oficial de trading de commodities en Inglaterra, la London Metals and Market Exchange, se estableció en 1877.

Lo común entre todos esos mercados es que nacieron de la necesidad de los agricultores y productores de commodities de encontrar compradores para sus productos y viceversa. Debido a esto, históricamente, las bolsas de futuros siempre han aparecido en lugares geográficamente críticos como las grandes ciudades y los centros de transporte con un comercio bien desarrollado y una concentración masiva de personas.

cuenta fondeada